Secciones
Síguenos en:
Valeria, una bailarina de ballet única

Valeria, una bailarina de ballet única

Es la única practicante de ballet con síndrome de Down en la ciudad. Ha estado en 13 festivales.

notitle

“¡Atención!”, fue el grito que se escuchó de la maestra Ana Consuelo Gómez en el salón de danza de la academia Anna Pavlova. Las 25 bailarinas se pusieron en disposición para danzar, pero la que más resaltaba era Valeria Charry, la única bailarina de ballet de Bogotá con síndrome de Down.

Esta joven practica ballet con constancia y dedicación, desde que tenía 4 años, por lo que ha conseguido participar en 13 festivales a nivel nacional.

“Nunca le he dado a Valeria un trato preferencial –aseguró Ana Consuelo–. Desde que está en la academia se le ha exigido igual que a las demás niñas. Lo sorprendente es que ha mostrado más compromiso y dedicación que muchas de las que he conocido; por eso es que siempre se gana los papeles dentro de las obras.

Sin embargo, las cosas no han sido fáciles para Valeria ni para su familia, de la que ha recibido un gran apoyo.

“Cuando Valeria nació me llené de miedo y pensaba que muchas personas la iban a rechazar. A pesar de la angustia, a mi esposo y a mí nos unió más el hecho de que Valeria naciera con esta condición, y empezamos a criarla como una niña normal. Por eso es que nos ha traído tantas alegrías con sus triunfos”, dijo Nancy Serna, madre de Valeria.

Al comienzo, lograr los pasos y movimientos para el ballet fueron una lucha para esta bailarina. Por eso se hizo necesario que aprendiera gimnasia rítmica, disciplina que practica con dedicación tres veces por semana y que le ayuda a sus funciones motrices.

A pesar de su condición, Valeria no ha pisado nunca una escuela especial o un colegio para niños con este síndrome.

“Desde pequeña, Valeria ha estado en el mismo colegio, donde no hay niños con ninguna discapacidad, de hecho, es un plantel para personas sin este tipo de condiciones”, agregó Nancy.

Angélica Corredor es la mejor amiga de Valeria, quien la ha acompañado durante todos sus años en el ballet. Ambas han estado en diferentes obras y lugares donde se han hecho presentaciones.

“Yo siempre he ayudado a Valeria a que se ponga las zapatillas, el vestido y a que quede listacada vez que salimos a escena. Ella nunca deja de sonreír y nos llena de ánimo verla. Por eso es que la queremos mucho, y nos llena de orgullo que esté en las presentaciones”, contó.

El ballet es una mezcla de culturas europeas, por lo que varias de las instrucciones se dan en francés o en ruso, idiomas que empíricamente ha aprendido esta joven bailarina.

Actualmente, Valeria está en la lucha de alcanzar el sueño que toda bailarina anhela durante su carrera: lograr un protagónico que le conceda el reconocimiento y los aplausos del público. “Sé que voy a lograrlo por muy difícil que sea”, apuntó Valeria.

FABIO DAVID BITAR P.
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.