Secciones
Síguenos en:
Alta tensión en proceso de paz no es por la 'verdad' de las Farc

Alta tensión en proceso de paz no es por la 'verdad' de las Farc

Diferencias en tiempos a las puertas de la ronda 15 crean una encrucijada.

notitle

La inusual respuesta del Gobierno, este jueves, a una carta de ‘Timochenko’ no es más que el reflejo de que la tensión en el proceso de paz con las Farc está aumentando.

Y no precisamente por el anuncio del máximo jefe de las Farc de que entregarán al país y al mundo un informe con “la verdad” sobre lo que está ocurriendo en la mesa de diálogos. Es por los dos nudos gruesos del proceso de paz: los tiempos y las diferencias sobre el mecanismo de refrendación de eventuales acuerdos.

Es más, la carta en la que ‘Timochenko’ acusó al presidente Juan Manuel Santos de “imposiciones unilaterales” y de hacer daño con “tanta retórica” sobre el proceso de paz le sirvió de pretexto al Gobierno para enviarle a esa guerrilla una advertencia antes del nuevo encuentro en La Habana, el 3 de octubre. (Lea también: Diálogos de paz en Colombia, un 'reto que vale la pena': Mockus)

Le dijo este jueves que no se moverá de la agenda de seis puntos pactada con el grupo armado, sobre la cual el jefe de las Farc también reparó.

‘Timochenko’ había dicho en su carta, entre otras cosas, que sus delegados “siempre se topan con la actitud gubernamental de considerar que el acuerdo solo comprende los puntos de la agenda”, desconociendo el “preámbulo”. Este incluye conceptos genéricos, como la paz con justicia social y con participación de todos.

No hay pactos secretos

Si bien este jueves algunos se detuvieron en el informe que anunció ‘Timochenko’ y en que este rompería la confidencialidad acordada entre las partes, es claro que no hay nada que pueda sorprender al país.

Además, por el tono del jefe de las Farc, el informe sería más parecido a una denuncia sobre lo que esta guerrilla considera incumplimientos del Gobierno que sobre pactos secretos.

Por eso, lo realmente delicado hoy es que las partes se están haciendo notificaciones sobre lo que están dispuestas o no a ceder en los puntos difíciles del proceso de paz. Sobre todo, frente al ritmo.

Así como el coordinador de la delegación oficial en La Habana, Humberto de la Calle, pidió este jueves celeridad y señaló que lo que “molesta a las Farc es que el Gobierno sigue fiel a la agenda de conversaciones y no se desviará en ningún momento de esa agenda”, ‘Timochenko afirmó que Santos “alucina” si cree que va a “doblegar” a las Farc.

Y si en el próximo encuentro todo se mantiene como está hoy, el pronóstico para el proceso de paz es malo.

Obviamente, lo que está ocurriendo tiene mucho que ver con la campaña electoral, que ha acrecentado la desconfianza en la mesa de diálogos. En particular la de las Farc sobre el presidente Santos. Solo ven un interés reeleccionista en su insistencia en que haya resultados para que el país crea en el proceso.

MARISOL GÓMEZ GIRALDO
Editora de EL TIEMPO
En Twitter: @margogir

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.