Secciones
Síguenos en:
Fuerzas kenianas dicen tener control del centro comercial Westgate

Fuerzas kenianas dicen tener control del centro comercial Westgate

Sin embargo, los islamistas somalíes afirmaron el martes que aún tienen rehenes 'vivos'.

notitle

El Ministerio del Interior afirmó el lunes que el centro comercial, tomado por los islamistas, estaba bajo control, pero fuentes de seguridad refirieron  que "uno o dos" milicianos permanecían atrincherados. Los comandos, según las fuentes, fueron localizados y aislados en uno de los pisos superiores del centro. Testigos dieron parte de disparos aislados y de una explosión en el interior del edificio. Según las autoridades kenianas, tres de los asaltantes murieron el lunes. El balance provisional de los enfrentamientos es de 62 muertos, 60 desaparecidos, así como de 200 heridos.

Sin embargo, los islamistas somalíes que tomaron el sábado el centro comercial de Nairobi afirmaron este martes que aún tienen rehenes "vivos" y que "hay un número incalculable de cadáveres" esparcidos en el lujoso edificio de la capital de Kenia. Cuatro días después del asalto en el centro comercial Westgate, la situación sigue siendo confusa. "Los rehenes retenidos por los muyahidines en el interior del Westgate están todavía vivos, conmocionados pero vivos", escribieron en su cuenta Twitter miembros de las milicias somalíes shebab, afiliadas a la red Al Qaida. Según las fuerzas de seguridad kenianas, "uno o dos" milicianos siguen escondidos en el edificio, donde por la mañana se escucharon disparos y explosiones. Las fuerzas de élite kenianas indicaron que estaban procediendo a la desactivación de explosivos en el centro comercial.

Un miembro de las fuerzas especiales kenianas que participó en los combates explicó la dificultad de la intervención, ya que los asaltantes se escondían en las tiendas del centro comercial, que estaba precintado para impedir el acceso, incluso a los periodistas. Los asaltantes "quemaron colchones para desviar la atención e intentaron escaparse", dijo el jefe del ejército de Kenia, el general Julius Waweru Karangi. Según el Ministerio del Interior, más de diez sospechosos fueron detenidos para ser interrogados.

Entre los atacantes, que pertenecen a las milicias shebab somalíes, hay dos estadounidenses y una británica, aseguró la ministra keniana de Relaciones Exteriores, Amina Mohamed. La británica -que según la ministra habría participado "en muchas ocasiones" en acciones armadas- fue identificada por la policía como Samantha Lewthwaite, viuda de uno de los kamikazes de los atentados del 7 de julio de 2005 en Londres. Los estadounidenses, por su parte, serían "hombres jóvenes, de 18 y 19 años, de origen somalí o árabe pero que viven en Estados Unidos, en Minnesota y en otro lugar", añadió la Ministra de Exteriores en declaraciones a la televisión estadounidense PBS. El ataque fue reivindicado por los shebab, en represalia a la intervención militar keniana en Somalia, lanzada a finales de 2011.

Varios extranjeros entre las víctimas 

El sábado, cuando empezó el ataque, este centro comercial de lujo, en parte propiedad de empresarios israelíes, estaba lleno. Según una fuente de seguridad, varios agentes israelíes apoyaron a las fuerzas kenianas para intentar rescatar a las personas que todavía seguían dentro. El domingo por la noche el presidente keniano Uhuru Kenyatta indicó haber recibido ofertas de ayuda de varios "países amigos" aunque aseguró que la operación de rescate seguía dirigida por las fuerzas del país. Varios extranjeros, entre ellos un médico peruano, dos francesas, seis británicos, un sudafricano, una surcoreana, una holandés, dos indios y dos canadienses, murieron en el ataque, así como un conocido poeta y política de ghanés, Kofi Awoonor.

El comando penetró el sábado a media jornada en el centro, disparando con armas automáticas y lanzando granadas contras los clientes y los empleados. Durante varias horas fueron saliendo personas que podían escapar a medida que las fuerzas de seguridad avanzaban dentro del edificio.

Los intereses israelíes en Kenia ya fueron el objetivo de varios ataques reivindicados por Al Qaida: en 2002, un atentado suicida contra un hotel frecuentado por turistas israelíes mató a 12 kenianos y tres israelíes en Mombasa, una ciudad de la costa. Casi simultáneamente, en la misma ciudad, un avión de la compañía israelí El Al con 261 pasajeros a bordo escapó por poco a los disparos de dos misiles en el momento del despegue. Según los testimonios, los agresores dispararon el sábado "indiscriminadamente" contra la gente que estaba dentro del Westgate.

Según un empleado, Titus Alede, "nos dijeron: 'Habéis matado a nuestro pueblo en Somalia, ahora os toca pagar'". En Nairobi, un punto central en África del este donde viven numerosos extranjeros que trabajan en toda la región, el centro comercial Westgate estaba considerado por las agencias de seguridad como un posible objetivo de grupos relacionados con Al Qaida, como los shebab. El edificio, abierto en 2007, tiene restaurantes, cafés, bancos, un gran supermercado y varios cines que atraen diaramente a miles de personas.

Las Fuerzas Armadas kenianas penetraron en Somalia en 2011 y desde entonces mantienen su presencia en el sur del país en el marco de una fuerza africana multinacional que apoya al gobierno somalí en su lucha contra los shebab. Éste es el atentado más mortífero de Nairobi desde el ataque suicida de Al Qaida de agosto de 1998 contra la embajada estadounidense, que causó más de 200 muertos. En el pasado han sido atacados varios intereses israelíes en Kenia que después fueron reivindicados por Al Qaida.

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.