Secciones
Síguenos en:
0800-disparate

0800-disparate

notitle

El ‘presidente’ de Venezuela creó el Órgano Superior de la Economía, agrandando la ya elefantiásica burocracia, con el que pretende combatir la “guerra económica” supuestamente liderada por la oposición y el empresariado. Tan convencido está de que hay un plan de desabastecimiento para derrocarlo que ha decidido vigilar a las empresas productoras de alimentos y las denuncias de los consumidores a través del número 0800-SABOTAJE. Por cierto, del otro lado de la línea deberían poner a un siquiatra… Es muy probable que los denunciantes lo necesiten.

En cualquier caso, la cosa no está para bromas. Según el Banco Central de Venezuela, en agosto se produjo una escasez del 20 por ciento, con picos en rubros como el aceite (78 por ciento) y el azúcar (66 por ciento). Por esto, el Gobierno importará de Colombia, por hasta 600 millones de dólares, unas 40.000 toneladas de leche en polvo y de larga duración, 60.000 cabezas de ganado vivo, 42.000 toneladas de carne, 6.000 toneladas de mantequilla y margarina, 20.000 toneladas de aceite de palma, 32.000 cajas de huevos fértiles y casi 1,7 millones de pollos. “Guerra” hay; de otro modo no se entiende semejante destrucción.

Como contrapartida están los 20 países que más crecen en el mundo: Sierra Leona, 19,80 por ciento; Mongolia, 12,30; Níger, 11,20; Turkmenistán, 11; Panamá, 10,70; Afganistán 10,20; Macao, 10; Timor-Leste, 10; Cote d’Ivoire, 9,80; Bután, 9,70; Papúa Nueva Guinea, 9,10; Irak, 8,40; Angola, 8,40; Liberia, 8,30; Laos, 8,30; Uzbekistán, 8,20; Burkina Faso, 8; China, 7,80; Ruanda, 7,70, y Tayikistán, 7,50 por ciento.

La tabla la encabeza Sierra Leona, que, si bien introdujo reformas económicas en el 2005, aún es considerado un país hostil para hacer negocios (clasificado en el puesto 140 de 185 países) –según cuenta Miguel Ángel Boggiano–, que comienza a emerger de los estragos de la guerra civil, que concluyó en 1999. En el 2005, las autoridades finalizaron la primera fase de la descentralización, que comprendió los sectores de agricultura y saneamiento, además de los gobiernos locales y regionales. El PIB per cápita estaba en unos 140 dólares anuales al finalizar el conflicto y trepó hasta 220 en el 2005.

Extraña lista, cuya característica más destacada no es la economía de mercado sino la drástica disminución de la destrucción de sus mercados (países), ya que muchos salen de guerras o serios conflictos armados. Es que lo que destruye a la economía es la violencia, siendo la guerra su máxima expresión. Por eso, el estatismo, que se mide por el nivel de represión del mercado (que en Venezuela ya tiene característica de “guerra”) vía monopolio estatal de la violencia, es tan destructivo.

Así, aunque las fortunas exageradas suelen resultar de privilegios estatales (obra pública, monopolios, ‘copyrights’, etc.), lo cierto es que se dan más donde hay más riqueza. De modo que los países con más apertura al mercado, o sea, con menos represión estatal, tienen mayor presencia en la lista de las personas con una fortuna superior a los 1.000 millones de dólares, elaborada por ‘Forbes’. América Latina avanza; se destaca Perú, que hace 10 años no aparecía y hoy tiene 10 empresarios entre los más ricos del mundo, mientras que Chile ya es un clásico, con 14 personas. Queda la reprimida Argentina, rezagada con solo cinco empresarios, a pesar de triplicar en población a Chile.

Alejandro A. Tagliavini
Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland (California)
https://twitter.com/alextagliavini (@alextagliavini)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.