Secciones
Síguenos en:
Un pene sí se fractura / Sexo con Esther

Un pene sí se fractura / Sexo con Esther

Así que, cuidado, señores, que para estas fracturas las escayolas no tienen ningún beneficio.

Aunque no tiene hueso, el mejor amigo del hombre se puede fracturar. En rigor, es en realidad un desgarro de las envolturas de los cuerpos cavernosos, que son esa trama de vasos que, al llenarse de sangre, garantizan la erección.

Para que esto ocurra, es necesario que la presa más querida de los señores se encuentre en su máxima expresión y que sobre él una fuerza externa lo saque de su confort. En otras palabras, que en plena faena un trauma directo lo lesione.

Toda esta explicación es para comentar la noticia que circuló esta semana sobre un infortunado político que dice haber sufrido una fractura de pene solamente por haber presentado una erección muy intensa después de tomarse una pastilla para ayudarse con tal fin.

Aunque parezca pintoresco y a más de uno le haya causado asombro, la verdad es que esto es prácticamente imposible. Lo primero que hay que decir es que el doping al que los señores recurren para levantar sus astas solo actúa si hay un estímulo externo, lo que hace presumir que el infortunado edil estaba en presencia de alguna pareja; mejor dicho, no se tomó la pastilla para irse de shopping.

El avergonzado señor, mientras estaba en paños menores en el hospital, manifestaba que la sola erección le quebró su parte más querida. A lo que tengo que decirle que, si eso fuera cierto, su caso sería un buen candidato a engrosar las páginas del libro de los Guinness World Records.

Por lo general, este tipo de lesiones se presentan cuando durante el aquello, por falta de sincronía en los movimientos o por una posición del Kamasutra que se sale del libreto, se somete a presión exagerada, a curvaturas anormales o a golpes al querido y útil falo.

La consecuencia no es otra que el rompimiento de algunas envolturas, que se anuncia a través de un espantoso chasquido y un dolor intenso que obliga a abandonar las sábanas y a salir en estampida en busca de ayuda médica.

Conclusión, el pene se ha fracturado. Así que, cuidado, señores, que para estas fracturas las escayolas no tienen ningún beneficio. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.