Secciones
Síguenos en:
Jefe del Eln tenía a sus hijas en la 'U' con plata de secuestros

Jefe del Eln tenía a sus hijas en la 'U' con plata de secuestros

'Mario Solano', cabeza del frente Darío Ramírez, secuestró a 6 ingenieros en el sur de Bolívar.

notitle

El comando élite antiterrorista avanzó hacia la habitación que cerraba el corredor. Llevaba equipos de visión nocturna y le indicó a un compañero que se ubicara a un lado de la puerta. Al abrirla vio a un hombre recostado en la cama, se dirigió a él, apuntándole con su arma automática: “‘Mario Solano’, queda detenido. Somos la Policía”.  (Vea aquí cómo fue la captura de alias 'Mario Solano'.)

El hombre se incorporó en la cama, a oscuras. “¿Cómo llegaron hasta aquí? ¿Por dónde se filtraron?”, indagó.

“Vístase que nos vamos”, le dijo el comando a las 4:10 a.m. El hombre era Homero Calderón Quintero, ‘Mario Solano’, comandante del frente Darío Ramírez Castro del Eln, y ficha de confianza de Nicolás Rodríguez Bautista, alias ‘‘Gabino’, jefe máximo del grupo guerrillero.

Los 6 comandos de la Policía que llegaron hasta una finca de la vereda La Primavera, en el municipio de Morales, sur de Bolívar. Concluían una labor de seguimiento y vigilancia que agentes de la Dirección de Inteligencia de la Policía (Dipol) habían iniciado dos años atrás. Una semana antes, un avión de inteligencia sobrevoló la zona donde se movía el guerrillero, tomando videos y fotos, para guiar a la unidad élite por el área para evitar un contacto con el grupo armado.

Durante la operación, los comandos llevaron hasta la sala de la casa a dos menores de edad, hijas de Calderón Quintero, a Yolanda, una de sus tres compañeras sentimentales, su suegra y dos hombres, que administraban la finca.

“Estoy con mi familia, por favor no les hagan daño”, suplicó ‘Solano’. En la habitación hallaron una ametralladora Uzi, una pistola Pietro Beretta 9 milímetros, 7 proveedores para ametralladora y pistola, 4 Equipos BlackBerry, 2 celulares, 11 dispositivos USB, un iPad, 3 memorias portátiles, 2 cámaras fotográficas y documentos sobre las finanzas que maneja el Comando Central (Coce), en las zonas mineras que controla el Eln en Morales, Simití y Santa Rosa, sur de Bolívar.

“Organice sus cosas –le dijo el oficial al mando del operativo–, hable con ellos, que nos vamos”. Las interceptaciones al celular de Yolanda revelaron que ‘Solano’ iba a salir a las 5 a.m. para reunirse con 80 hombres de su guardia personal, a un km de distancia.

‘Solano’ se hizo evidente para los analistas de inteligencia el 3 de junio del 2011, cuando, en la ‘Operación Fortuna’, fueron capturados Nefer Miguel Julio, alias el ‘negro Hebert’, jefe del frente José Antonio Galán, y Luis Alberto Castaño, alias ‘mono Einer’, instructor de comunicaciones del Coce. A ‘Einer’ le incautaron discos duros y memorias con claves de las comunicaciones de alias ‘Gabino’. Pero lo que llamó la atención fue el gran número de fotos de ‘Solano’ posando con Pablo Beltrán y Antonio García, los otros dos integrantes, con ‘Gabino’, del Comando Central del Eln. ‘Solano’ era quien impartía órdenes a los frentes Guillermo Ariza, José Solano Sepúlveda y la compañía Simón Bolívar.

Del derecho a la acción

Hijo de un juez, la vida de Homero Calderón Quintero transcurrió normalmente. A los 18 años ingresó a una universidad de la Costa Atlántica, donde cursó tres semestres de Derecho. El contacto con grupos afines al Eln lo llevaron en 1993 a ingresar al grupo guerrillero. Debido a su capacidad para organizar grupos de choque en las protestas estudiantiles, fue enganchado en el frente Darío Castro Ramírez y empezó a manejar dineros de secuestros, extorsiones y cuotas cobradas a los mineros del oro en el sur de Bolívar.

Trabajó en el Catatumbo, coordinando el secuestro de ganaderos y comerciantes y el contrabando de gasolina que entra desde Venezuela a La Guajira. Cada mes, le entregaba 200 millones de pesos al Comando Central, lo que le valió para ser trasladado al sur de Bolívar. Comenzó a operar en Morales, Norosí, Arenales y Montecristo. ‘Gabino’ lo nombró en 1997 responsable del frente Darío Ramírez en Bolívar.

Entre el 2011 y el 2012, la Dipol golpeó fuerte al Eln en cuatro operaciones. En una, la Alianza III, fue neutralizada alias ‘la Negra Yesenia’, cabecilla del área sur-norte del frente Darío Ramírez Castro. La incautación de dispositivos electrónicos permitió conocer más sobre ‘Solano’.

Ante la baja de ‘Yesenia’, ‘Gabino’ nombró a Calderón como jefe del frente Darío Ramírez y coordinador de sus anillos de seguridad. “Conocimos sus rutas, los corredores por donde se movía en el sur de Bolívar, el número de guerrilleros que lo escoltaban, las áreas de las minas que visitaba y las alianzas que estableció con las Farc y los ‘Urabeños’, para repartirse las ganancias del narcotráfico en Morales, Simití y Santa Rosa”, dijo el oficial que lo capturó.

Horas antes del operativo, el comando fue dejado a 15 km de la finca. Su desplazamiento debía ser muy seguro, porque el guerrillero contaba en la zona con una red de informantes. La finca está ubicada en una elevación desde donde se divisan los caminos y entradas a la vereda La Primavera. Miembros del grupo élite se vistieron de campesinos; hombres de apoyo y francotiradores, se apostaron en sitios cercanos a esperar.

La información de alias ‘Julián’, desmovilizado del Eln que había trabajado con él dos años en el sur de Bolívar y quien participó en el secuestro de seis ingenieros en Norosí, permitió conocer detalles de sus familiares. “‘Solano’ tiene siete hijas con tres compañeras sentimentales que también son guerrilleras. Dos de las hijas estudian en universidades de Bogotá y les paga los semestres con plata que recoge de los secuestros y lo que cobra por minería en Morales y Norosí”, comentó la Policía.

En Bogotá, ‘Solano’ tenía un enlace con sus dos hijas, para proveerles lo que necesitaran y coordinar los desplazamientos cuando ellas u otras hijas fueran a visitarlo al sur de Bolívar.

El enlace se llamaba Cristian, un guerrillero que transitó por los frentes en los que había estado a órdenes de ‘Solano’ y se había ganado su confianza. “Los controles técnicos a las comunicaciones de Calderón Quintero nos llevaron a los números de sus celulares con los que se comunicaba con Cristian y, por intermedio de él, ubicamos a sus hijas y sus compañeras sentimentales en la costa Atlántica y Antioquia. Eso nos permitió establecer las rutinas que su familia, de 10 personas, adoptaba para visitarlo”, dijo el oficial.

Por Facebook, las dos hijas que vivían en Bogotá anunciaban que irían a verlo. “Vamos para la frontera con Venezuela, prepárate papá, que van a verte las hijas que más te quieren”, escribió una de ellas.

Las comunicaciones de Cristian permitieron a la Dipol establecer que ‘Solano’ tenía, además de la finca en La Primavera, que llamaba casa 1, una casa 2. Cuando una de sus compañeras sentimentales anunciaba visita, Cristian viajaba al sur de Bolívar y coordinaba la logística en el municipio de Micoahumado. “Logramos saber que Yolanda lo visitaría, con sus dos hijas menores, en una de las casas. No sabíamos a cuál llegarían, pero las comunicaciones fueron revelando detalles. Enviamos agentes encubiertos a la zona rural de Morales y tomaron fotos. Eso nos dio elementos para preparar la operación”, dijo el investigador.

Para recibirlas, ‘Solano’ escogió la casa 1. Ese día llegó a las 8 de la noche; el comando élite controló sus movimientos desde que dejó a los 80 guerrilleros que lo escoltaban. El avión de inteligencia grababa su desplazamiento hasta la casa.

Una hora después, las unidades élite lo vieron salir con dos hijas, una de ellas en sus brazos, para mostrarles unos venados que tenía en una jaula. “Le tomamos fotos para compararlas con las de nuestros dispositivos de reconocimiento. Solo había que esperar la madrugada”, manifestó el comando.

El desmovilizado ‘Julián’ reveló a los investigadores que Calderón, por orden del Comando Central, secuestró a seis ingenieros, tres colombianos, dos peruanos y un canadiense, que trabajaban para una empresa de gas y una minera de ese país en zona rural de Norosí.

“La orden de ‘Gabino’ era consolidar el cese de la explotación por la firma y secuestrar a los ingenieros que trabajaban allí, entre ellos al canadiense”, afirmó ‘Julián’.

‘Solano’ envió un grupo para rastrear la zona donde operaba la Braewal Mining Corporation, compañía canadiense que explotaba oro en Casa de Barro, Mina Seca, La Nevera y Las Nieves. Un mes después, tras efectuar las actividades de inteligencia, los guerrilleros se reunieron con ‘Solano’ y le entregaron el reporte de las rutinas de los ingenieros, entre ellos, el canadiense Gernot Erich Wober.

Dos semanas más tarde, 30 guerrilleros se desplazaron hasta el sector Casa de Barro, zona rural de Norosí, para secuestrar a los seis ingenieros. Debido a la presión del Ejército, el Comando Central del Eln ordenó a ‘Solano’ liberar a cinco de ellos y mantener en su poder al canadiense. Finalmente, Pablo Beltrán, jefe del Coce, según comunicaciones interceptadas al jefe del frente Guillermo Ariza, ordenó a ‘Solano’ entregar a Gernot Erich a alias ‘Marcos’ y presionar para que la Braewal Mining, de la que el extranjero era vicepresidente, abandonara la explotación.

JOSÉ GREGORIO PÉREZ
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.