Secciones
Síguenos en:
Diez perversiones sexuales en el cine

Diez perversiones sexuales en el cine

'Belleza Americana' y 'El Graduado' son algunas de las películas que exploran diferentes fetiches.

notitle

Pies

Aparecen en varias películas de Quentin Tarantino, pero es en ‘Del Crepúsculo al Amanecer’ donde alcanzan su máxima expresión. Tarantino –además de ser el guionista– hace el papel de Richard Gecko, un criminal que huye de la policía y visita un bar de bailarinas eróticas. Salma Hayek es una de ellas, quien ofrece un espectáculo en tarima. Richard se para frente a ella. La bailarina suelta un trago de tequila que baja por sus piernas, recorre sus pies y termina en la boca de Gecko.

Comida

‘American Pie’ cuenta la historia de cuatro adolescentes que buscan perder la virginidad antes de la graduación. Uno de ellos escucha que tener sexo con un pastel de manzana es algo que se parece a lo real. Y así lo hace; pero en plena acción es descubierto por sus padres.

Atracción por alguien menor

En 1999, el director Sam Mendes presentó una de las películas más alabadas por la crítica del momento. ‘Belleza Americana’ es protagonizada por Kevin Spacey, quien hace el rol de Lester Burnham, un padre de familia cansado de su vida. Su esposa le es infiel y no tiene una buena relación con su hija, pero una de las amigas de ella parece coquetearle. En una escena, las porristas del colegio de su hija se presentan. Entre ellas está la amiga de su hija. Lester imagina que baila para él y ve cómo abre su blusa, de la que salen pétalos de rosas.

Atracción por alguien mayor

‘El Graduado’ es protagonizada por Dustin Hoffman, quien interpreta a Ben, un joven que sostiene un romance con la señora Robinson. Ella lo invita a su casa. Se sienta frente a él, sube sus piernas a un armario y Ben pregunta: “¿Está intentando seducirme, señora Robinson?”. El resto es historia.

Palmadas

En ‘Mi novia Polly’, Ben Stiller representa a un hombre rígido, que trabaja para una aseguradora. Conoce a Polly (Jennifer Aniston) y se siente atraído por ella. Salen y regresan a casa a pasar una noche romántica. Ella está sobre él. Él recuerda que un amigo le juró que a todas las mujeres les gusta que les den palmadas. Lo hace: le da una palmada a su compañera, quien lo mira con extrañeza. Nunca vuelve a palmear.

Muñeca

En ‘Lars y una chica de verdad’, Ryan Gosling es Lars, un hombre triste y solitario, que un día convierte en su novia a una real doll (muñeca sexual). La presenta a su familia, quienes la aceptan y tratan como una mujer viva siguiendo el consejo de una doctora. En una escena, la pareja es invitada a una fiesta. Bailan en medio de todos y cuando la fiesta termina, regresan a casa. En el auto, Lars pregunta a la muñeca: “¿Te divertiste?”. Ella, claro, no responde. Lars llora y dice: “Sí... Es que estoy feliz. Eso es todo”.

Cuero

Probablemente, el cuero es uno de los fetiches sexuales más reconocidos, y Gatúbela, representada por Michelle Pfeiffer o por Anne Hathaway, puede ser su máxima expresión. Ella es una supermujer que mantiene una compleja relación con Batman. En ‘Batman Returns’, Gatúbela tiene un enfrentamiento con el héroe. Luego de la pelea, ella queda sobre él. Ambos miran al cielo: hay un muérdago y, según la tradición, deben besarse. Ella pasa la lengua sobre los labios de él.

Disfraces

Los superhéroes y las superheroínas encantan. Superman, Electra, Batman, Ironman… hombres y mujeres en disfraces, con capacidades extraordinarias, que son la fantasía de muchos. En ‘El hombre de acero’, protagonizada por el inglés Henry Cavill, se muestra a un sensible y guapísimo superhombre que se enamora de una periodista –Amy Adams– ganadora de Pulitzer.

Tacones

Los zapatos altos no pueden faltar cuando de fetiches se habla. Pero esta vez, quien los lleva es un hombre: Miguel Bosé en ‘Tacones Lejanos’ hace el papel de Letal, un travesti que imita a una cantante. Luego de hacer una representación, va al backstage a cambiarse y pide ayuda a Rebeca (Victoria Abril). Los dos protagonizan una escena muy sensual, como solo Almodóvar sabe hacerlas.

Ser dominado

La película ‘Sr. y Sra. Smith’, protagonizada por Angelina Jolie y Brad Pitt, regaló una escena a los amantes de las dominatrices: Angelina tiene un corsé de cuero, ligueros y un látigo. Un hombre sin camisa tiene las manos atadas a la espalda. Ella pregunta: “¿Has sido un chico muy malo?”. Él responde: “Sí”. Ella lo azota. Luego le pregunta: “¿Mereces ser castigado?”. Él dice: “Sí”. Lo azota un par de veces más. Por último, pregunta: “¿Has estado vendiendo armas a gente mala?”. Y tuerce su cuello. Él muere. Final trágico para una escena muy sensual.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.