Secciones
Síguenos en:
Abogado de fugado en Bogotá dice que su cliente fue secuestrado

Abogado de fugado en Bogotá dice que su cliente fue secuestrado

Según el jurista, el recluso tiene información sobre quién es el asesino de un teniente.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de septiembre 2013 , 09:41 a. m.

El abogado del interno de La Picota Alexánder Urrego Guerrero entregó este miércoles su versión sobre la fuga de su defendido, quien en las últimas horas fue rescatado por un grupo criminal en el sur de Bogotá. (Lea también: La milimétrica fuga a sangre y fuego del preso de La Picota)

El jurista José Luis Mozo aseguró en 'La W Radio' que su cliente no se escapó, sino que fue secuestrado. Según Mozo, el supuesto plagio obedeció a que el reo tiene información sobre el asesino del teniente de la Sijín Mario Gamboa, quien perdió la vida al tratar de evitar el asalto a una casa del barrio Ciudad Montes.

Precisamente, Urrego Guerrero fue capturado en septiembre del 2011, sindicado de integrar la banda vinculada al homicidio de Gamboa. Sin embargo, un juez lo absolvió por el delito de homicidio, pero lo condenó por hurto agravado y porte ilegal de armas.

Así fue al fuga

El pasado martes, a las 8:30 a. m., el recluso salió de la cárcel La Picota de Bogotá en un vehículo del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), custodiado por un guardia y un aprendiz de la institución.(Vea aquí cómo fue la fuga de Alexánder Urrego Guerrero)

El preso fue trasladado a una clínica de Compensar ubicada en la avenida Primero de Mayo con carrera décima bis, en el barrio San José. Al llegar allí, el reloj marcaba las 9:00 a. m. Desde ese instante, y durante media hora, Urrego Guerrero fue atendido por un odontólogo en una cita programada 20 días atrás. 

Al mismo tiempo, un grupo fuertemente armado, conformado por al menos cuatro hombres que llevaban pasamontañas, aguardaba frente al centro asistencial –sobre la Primero de Mayo–, a bordo de una camioneta blanca Ford Ranger de platón. A las 9:30 a. m., Urrego Guerrero, quien estaba esposado, salió del consultorio y se dispuso a cruzar el acceso principal de la clínica. En cuestión de segundos, sus cómplices salieron de la camioneta, ingresaron al lugar y empezaron a disparar para reducir a los dos miembros del Inpec.

Un subintendente de la Policía que estaba cerca reaccionó y se formó un cruce de disparos que generó pánico entre los presentes y los obligó a tenderse en el suelo.

La balacera, que dejó huellas en los vidrios de varias edificaciones, se trasladó a la calle y, según testigos, duró unos cinco minutos. (Lea también: Ofrecen $30 millones de recompensa por información sobre preso fugado).

El suboficial y una vigilante de Compensar resultaron heridos por arma de fuego, al tiempo que Urrego Guerrero subió a la camioneta Ford Ranger, al cual tomó la avenida Primero de Mayo a toda velocidad con dirección al occidente.

Minutos después, por información de un testigo, un grupo especial de la Policía arribó a una casa de la carrera 12A con calle 22A, a diez cuadras de distancia de la escena principal de la balacera.

A esa hora, por los radios de comunicación de la Policía, ya se hablaba sobre el protagonista de la fuga: un hombre que purgaba condenas por homicidio y hurto agravado en la cárcel La Picota. También estaba sindicado de porte ilegal de armas y tentativa de homicidio, y estuvo vinculado a la investigación por la muerte de un policía en el 2011.

Moradores de esa cuadra indicaron a los investigadores que al menos tres hombres –entre ellos, Urrego– escaparon en un Renault 4 rojo con rumbo desconocido.

En el garaje, las autoridades encontraron la Ford baleada con ropa ensangrentada en el platón, lo que hace suponer que dos integrantes del grupo armado resultaron heridos. Cuatro presuntos miembros de la banda que ejecutó el hecho fueron capturados: en su poder tenían dos fusiles de asalto, dos mini-uzi, una pistola, un revólver, tres chalecos antibalas y varias placas de vehículos.

“Queda demostrado una vez más que en Bogotá existen organizaciones criminales con enorme capacidad de logística y que guardan fidelidad por sus líderes. Obtienen armamento de contrabando o en el mercado negro y se financian con actividades delictivas”, dijo Hugo Acero, exsecretario de Seguridad de Bogotá.

REDACCIÓN BOGOTÁ Y ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.