81 familias campesinas cambian coca por reses

81 familias campesinas cambian coca por reses

Gobierno nacional y alcaldía de El Retorno les dieron 405 reses por dejar cultivos ilícitos.

15 de septiembre 2013 , 05:34 p.m.

Cambiar el cultivo de la coca, que antaño florecía en algunas de sus parcelas, por novillas, para desarrollar un proyecto productivo de tipo cárnico y lechero, es la nueva apuesta que empezaron a hacer 81 familias campesinas del municipio de El Retorno (Guaviare).

Así quedó demostrado el pasado sábado con la entrega de 405 reses, de a cinco para cada familia, por parte de la alcaldía y entidades como Naciones Unidas, la Unidad Nacional de Consolidación y el Ministerio de Hacienda, que, a través de una gestión hecha por la senadora Martitza Martínez Aristizábal, se logró un aporte de 500 millones de pesos.

Según Heyder Yovanny Palacio Salazar, alcalde de El Retorno, adicional a la entrega de las novillas a las familias campesinas se les dotará de un equipo que trabaja con energía solar, el cual lleva alambre y todos los accesorios para establecer una cerca eléctrica que permita hacer rotación de potreros y promover una ganadería sostenible.

La senadora Maritza Martínez dijo que es un gran recurso lo obtenido y que la entrega de estas ayudas es un buen ejemplo en el ámbito nacional para ver cómo se les puede ayudar a aquellas familias campesinas que hacen su transición de los cukltivos ilícitos a la legalidad en zonas en donde el cultivo de la coca manejó la economía.

El mandatario municipal precisó que al proyecto le harán seguimiento durante unos tres años y el compromiso de los beneficiarios de que no pueden vender las cabezas de ganado que les entregaron.

El SENA seguirá capacitándolos en buenas prácticas ganaderas y la alcaldía ya apropió recursos para hacerles la inseminación artificial a esas 405 novillas, para que dentro de un año y medio sea ganado doble propósito que produzca carne y leche.

'Una opción para salir de lo ilícito'

Algunos campesinos que llegaron de las 81 veredas de El Retrono (Guaviare) a la manga de coleo del pueblo, estaban convencidos que la vida les estaba dando una oportunidad para hacer por fin el cambio de actividad económica y pasar de lo ilícito a lo lícito.

Muchos hace unos años dejaron el cultivo de la coca como doña María Eugenia Bernal, campesina beneficiada que recibió una capacitación en el tema silvopastoril para desarrollar conjuntamente la ganadería con los producción agrícola y ahora está ansiosa por saber todo sobre inseminación artificial.

Igual pasa con María Benilda Sánchez, una tolimense que vive hace 20 años en el Guaviare y que está feliz porque ahora en las 10 hectáreas de su finca va a tener pastando unos animales que nunca se imaginó tener.

REDACCIÓN LLANO 7 DÍAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.