La historia del magistrado que pidió investigar a Álvaro Uribe

La historia del magistrado que pidió investigar a Álvaro Uribe

Coincidió con el exmandatario en asambleas estudiantiles de la Universidad de Antioquia en los 70.

notitle
14 de septiembre 2013 , 10:51 p.m.

El magistrado Rubén Darío Pinilla Cogollo, presidente de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín, decidió entrar en una especie de aislamiento voluntario desde hace 9 días, cuando pidió que el expresidente Álvaro Uribe fuera investigado por el supuesto patrocinio del paramilitarismo.

Según un allegado, “Pinilla está caminando sobre fuego. Y no habla, porque sabe que la vanidad no es buena consejera en estos momentos”. Además, ya le empezó a incomodar que varias personas anden escrutando su trayectoria y su vida.

Este paisa, que por cosas del destino nació en Montería en la Semana Santa de 1956, ya se había cruzado con Álvaro Uribe, en los 70, cuando ambos eran estudiantes de derecho de la Universidad de Antioquia y protagonistas de los agitados movimientos estudiantiles.

“Uribe iba un par de semestres adelante, pero los dos asistían a las asambleas estudiantiles”, dice el profesor Julio González, quien le dio clases al magistrado y lo califica de inteligente, disciplinado y ponderado.

Amylkar Acosta, ministro de Minas y entonces estudiante de Economía, da más detalles del Pinilla de la época: “Lo recuerdo muy bien. Se movía en la óptica del cotarro político y simpatizaba con posturas de la Anapo, una de las principales fuerzas políticas de entonces”, que reunía varias vertientes. Y agrega que, en ese momento, Uribe ya militaba en las juventudes liberales y personas como Fabio Valencia, en los ‘Guardias azules’.

Por el contrario, otros solo recuerdan al Pinilla que le gustaba la poesía, la música de Serrat y Millonarios. Y al que la toma del Palacio de Justicia (1985) marcó para siempre.

Orión y ‘don Berna’

Tras salir de la universidad, abandonó el cotarro y fue elegido Juez Penal de Medellín, primer peldaño de su destacada carrera en la rama, que también incluyó su paso por el sindicato.

“Entró a la universidad a los 16 años, fue juez a los 22 y magistrado a los 33”, dice su esposa Gloria López, cabeza de la sala administrativa de la Judicatura en Antioquia, quien asegura que su esposo nunca le consultó la decisión de compulsar copias contra Uribe.

Y, a pesar de su palmarés, otros solo hablan de su carácter recio y de los pocos amigos que lo rodean. Incluso, a eso le atribuyen, en buena parte, el hecho no haber logrado reunir aún los votos para llegar a la Corte Suprema.

No obstante, en la sala de Justicia y Paz Pinilla ha logrado figuración nacional. En enero, lideró una protesta por la decisión de la Fiscalía de trasladar al Caquetá a Patricia Hernández, encargada de llevar los casos más sensibles en contra del narcoparamilitar Fernando Murillo, alias ‘don Berna’.

Y, en abril del 2012, protagonizó un acto público en el que pidió perdón a familiares de 300 víctimas, asesinadas por los ‘paras’ y enterradas en La Escombrera, una zona ubicada en plena Comuna 13. Ese día, Pinilla dijo ante las cámaras que no quería ni podía seguir perteneciendo a una justicia que ha sido “cómoda para el poder”.

Y emplazó a la Fiscalía a avanzar en las investigaciones contra el general Mario Montoya, comandante de la Cuarta Brigada durante la polémica Operación Orión (2002) en la que ‘paras’ y uniformados se tomaron a sangre y fuego la comuna 13.

Hace una semana, volvió a mencionar a ese general y a otras personas a las que, esta vez, ligó de frente con la avanzada ‘para’.

Y aunque su postura ha recibido apoyos, también críticas de sectores que dicen que el togado solo busca protagonismo. Pero sus amigos responden que en un par de años el país sabrá si se equivocó o no. Y si valió la pena “caminar sobre el fuego”.

Expresidente negó nexos
En la lista de Pinilla también hay generales, exalcaldes y policías (r)

La providencia, firmada por el magistrado Pinilla y apoyada por la magistrada Consuelo Rincón, también ordena investigar a la exfiscal Viviane Morales y al fiscal Eberto Rodríguez, por supuesto prevaricato al no investigar a los generales retirados del Ejército y la Policía Mario Montoya y Leonardo Gallego, presuntamente comprometidos en violaciones de derechos humanos. Además, se pidió indagar la conducta del exalcalde de Medellín Luis Pérez y las de los generales Óscar Botero, Carlos Alberto Ospina y Martín Orlando Carreño, (ya fallecido). El magistrado Guillermo Cárdenas salvó su voto argumentando que varias conclusiones de la providencia –como la que indica que Uribe estuvo involucrado en la avanzada ‘para’, por ser dirigente de la época– son generalizaciones no acertadas.

Uribe respondió con una carta y vía Twitter

Después de conocida la sentencia, el expresidente Álvaro Uribe publicó una carta que cuestiona el origen de las acusaciones de nexos con paramilitares y dijo que “nunca” se ha reunidos con miembros de esos grupos. También escribió en Twitter un texto que llamó “¿Por qué soy paramilitar?”, donde reiteró que ha denunciado a ‘paras’ por calumnia. Sus abogados desistieron de demandar al magistrado Pinilla.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.