Secciones
Síguenos en:
No tolero la intolerancia

No tolero la intolerancia

notitle

 Ayer, cuando comenzaba a escribir que no tolero la intolerancia, se supo que Colombia ya no es uno de los países más felices del mundo. Según el Informe Mundial de la Felicidad para este año, los cinco más felices son Dinamarca, Noruega, Suiza, Holanda y Suecia.

¿Dónde tenemos la célula, el músculo o el nervio de la felicidad? ¿Qué tamaño tiene? La felicidad no se mide en centímetros, pues es un sentimiento, compae, como dicen los vallenatos. O a lo mejor sí es medible, alargado y lo tenemos abajo del cinturón. Es el estómago. “Barriga llena, corazón contento”, como que dijo Sancho Panza. Y si es así, por ahora no podemos ser los más felices del planeta. Hay mucha gente que aguanta física hambre. Quién sabe, además, si la muestra haya sido tomada en el sector rural o a principios de año, cuando se hacen los aumentos del salario mínimo.

Según leí, uno de los factores que mueven el termómetro de la contentología es el PIB real per cápita. O sea, el producto interno, brutas, como dijo un travesti. Otro, la percepción de la corrupción, es decir, lo infelices que nos hace el ver a un maldito corrupto juagado de la risa porque se salió con la suya –o con la del vecino–, sin castigo, disfrutando la fortuna. La felicidad se mide también por el apoyo social, por la esperanza de vida sana; por la libertad. Y la salud mental.

Y es aquí donde uno queda medio loco, pues esta es una sociedad con el chip de la intolerancia descuadrado. La semana pasada me hizo infeliz ver cómo David Manotas Char, que, según informaron, vivía con dos amigas –‘maracachafa’ y doña ‘pola’–, un profesional de 39 años, al parecer, terminó matando a puñaladas a Francisco José Cifuentes, un muchacho alegre, solo porque le pidió que le bajara el volumen a la música. ¡Horror!

Esta sociedad está a alto volumen, toda. Los casos de intolerancia se dan por mala yerba y a diario causan muertes. Ya por un pitazo, o por un perro –o por una perra–, por una mirada, por una fila, por tres huevitos, por poder, por no poder, por envidia que fastidia, por celos, malditos celos. Aquí vuela la puñalada trapera, silba la bala, ácido en la cara.

¿Recuerdan el caso de un conductor que disparó a un bus escolar porque no le dio paso? En un portal de TransMilenio fue asesinado a puñalada sucia un muchacho de 22 años porque le dijo a otro que no orinara dentro del portal. Tal vez no le dijo: “Tenga la amabilidad, caballero, de guardar el pipicito y buscar un baño público”. Pero nada justificaba matarlo. No entiende uno cómo entre seis universitarios golpearon brutalmente a otro de 19 años, Cristian Jiménez, y lo lanzaron por el hueco de un ascensor. Ni cómo unos muchachos de 16 y 18 años, hace pocos días, mataron a un niño de 14 años, el ‘Cantante’ de rancheras, por celos y por envidia... tenía mejor voz. Ahora pertenece a los coros celestiales, pero su familia lo llora.

¿Qué hacemos? No me vayan a pegar porque no tengo la solución. Pero esto se viene incubando desde tiempos de la violencia; desde los atropellos que sufren miles de personas en los hogares; desde que la droga lo corrompió todo; desde que se dejó de enseñar urbanidad, cívica, respeto por el otro y amor por la otra; desde el matoneo escolar y por Internet. Buen principio el decreto que crea el Sistema Nacional de Convivencia Escolar. Pero cuando casi la mitad de los colombianos reportan problemas de convivencia, la cosa es más profunda. Y que se venga y nos damos en la jeta con el que opine lo contrario. En serio, como decía un viejito recién casado: ¿cómo enderezamos esto? Se necesita un enorme trabajo en salud mental. ¿O estoy loco? Ministerio de Salud, Ministerio de Educación, no se agarren y trabajen juntos el tema. Grrr.

luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.