Los costos para un estudiante por el paro en la Universidad Nacional

Los costos para un estudiante por el paro en la Universidad Nacional

Más de 30.000 estudiantes pierden clase por cese de actividades de los empleados administrativos.

notitle
12 de septiembre 2013 , 09:23 p.m.

Diego Hernán Sandoval, de 21 años, ya no sabe en qué ocupar su tiempo libre desde que la Universidad Nacional suspendió clases a causa del cese de actividades del personal administrativo.

Pero no solo es tiempo valioso sino plata lo que pierden las otras víctimas del paro, los estudiantes. Este joven recibe una mesada que sus padres le envían desde Cúcuta. “Platica que se pierde, porque ellos me mandan recursos es para que yo estudie arquitectura, no para que pierda el tiempo”, explicó. (Lea: La Universidad Nacional no cancelará semestre, por ahora). 

Los gastos no son pocos. Arriendos, administración, comida y transporte suman deudas que aumentan debido a la inactividad de los estudiantes.

Como si fuera poco, Diego y sus amigos se sienten ‘ensanduchados’ en medio de las directivas de la universidad, lo que dicen los empleados del sector administrativo y los medios de comunicación. “Nosotros solo pedimos claridad en la información. Que nos digan con tiempo qué es lo que va a pasar con nuestras carreras”.

Para los 30.000 estudiantes que se ven afectados por esta situación es claro que la cancelación del semestre traería consecuencias terribles para sus carreras. “Yo pago 1’400.000 pesos. ¿Qué va a pasar con la plata que pagamos por el semestre? Tenemos derecho a saber”.

En otros ceses de actividades de los que han sido víctimas los estudiantes, ellos sienten que al retomar las clases se pierde el ritmo y los contenidos del programa no se retoman con la misma intensidad ni se ven todas las materias. “Dónde quedan los derechos de los estudiantes”, dijo otro afectado.

Hasta las vacaciones de los universitarios y sus tiempos con las familias se pierden. “Hace como año y medio tocó estudiar hasta el 20 de diciembre por causa de otro paro. Esos días son, por lo general, para viajar y compartir con las familias”, contó.

Diego ha intentado buscar trabajo, “pero sin título no hay muchas oportunidades”. Ahora solo espera que alguien se preocupe por los que quieren estudiar.

CAROL MALAVER
Redactora de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.