Secciones
Síguenos en:
Perro con caries / Opinión

Perro con caries / Opinión

notitle

El trote cada vez más fluido y de grandes zancadas de mi corcel -fino y de pedigrí como todo lo que tengo- con frecuencia trata de ser interrumpido por diversos animalejos de todas las especies, que quieren torpedearnos el paso a cualquier precio.

Lo curioso del caso que les quiero referir, es el de un pequeño chandoso, viejo ya, cundido de pulgas, piojos y polvo por doquier, que comenzó a ladrar con aullidos disonantes y chillones, al paso, no solo de mi corcel, sino al de cualquier sombra imaginaria.

Y a la pata de ese pobre perro andaba una dama de su raza que era tan larga, contrahecha y rabiosa que echaba humo por cualquier cosa; tanto así, que llegaron a decir que parecía una hiena mal trajeada, de luz mortecina y vagón al mismo tiempo.

La pretensión del pobre can y su innombrable acompañante era tal, que quisieron imitar al amo, con tan mala suerte que al primer intento se les descuadernó su triste empresa. Incluso el chandocito se quiso parecer tanto al amo que atacaba, que imitó hasta su nombre. El otro día, cuando quiso morder al amo, salieron a rodar sus pobres dientes, y descubrió que, además, tenía caries. 

JAIME FERNÁNDEZ MOLANO
Escritor y periodista.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.