Secciones
Síguenos en:
Extemporaneidad y excesos del paro / Opinión

Extemporaneidad y excesos del paro / Opinión

notitle

Los paros son como las ganas de darse en la jeta II, podría ser el título de esta nota. Porque incluso con diálogos a la vista y otros acuerdos que se estaban -y están- logrando en el resto del país, en el Meta, la intensión era ver sangre en las narices y hacer comer tierra a los que se perciben como contrarios -es decir al gobierno y sus políticas agrarias- por vía de la victimización de la población civil.

En busca de ello, en fórmulas maquiavélicas, no importó el derecho de los menores a la educación, el derrame de crudo sobre fuentes de agua, el daño en bien ajeno y la desproporcionada exhibición de fuerza bruta, en procura de sitiar a Villavicencio como se ha hecho con Tunja y Florencia.

Se pierde con ello la solidaridad y comprensión de las reclamaciones y se intuye la infiltración en el paro. Por esta vía, lo que se había ganado en la opinión, se desvanece ante la barbarie.

Se supone que si se sobrepone por encima de todo los propios intereses, se deslegitima la dimensión social y el sentido colectivo de la protesta.

OTTO SALAZAR PÉREZ
Docente de Unillanos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.