Secciones
Síguenos en:
St. Regis, el hotel en Nueva York que es un sueño para 'superricos'

St. Regis, el hotel en Nueva York que es un sueño para 'superricos'

Por algunas de sus 'suites' se cobra hasta 36.000 dólares por noche.

notitle

Nueva York tiene hoy 28 hoteles de cinco estrellas, todos en Manhattan. Sus habitaciones buscan cautivar los sueños de los superricos del planeta. Entre estas se destacan las del Mandarín Oriental, las del New York Palace y las del St. Regis, que ahora se sitúan entre las más costosas, al superar los 40.000 dólares la noche, según un reporte dado a conocer esta semana por el sitio web NewYorkHotels.

Para justificar esas cuantiosas tarifas, que desvelarían a la mayoría de los viajeros del mundo, estos hoteles han entrado en una interesante competencia de remodelaciones, las cuales hacen que sus habitaciones de lujo más bien parezcan apartamentos privados amplios, cundidos de obras de arte valiosas, cocinas de diseño, vistas panorámicas de Manhatta y beneficios tales como tratamientos de spa y transporte en automóviles de lujo.

En esta carrera, uno de los que han tomado la delantera es el tradicional hotel St. Regis, inaugurado en 1904 por el empresario neoyorquino John Jacob Astor IV, en plena Quinta Avenida de Nueva York, y sin duda todo un ícono de la ciudad.

Esta nueva ola está inspirada en una tendencia mundial de la hotelería, así como en los nuevos ricos, que están dispuestos a pagar ingentes sumas por estadías que pueden superar el mes. St. Regis, por ejemplo, hoy ofrece la suite presidencial por 36.000 dólares la noche. “Es un precio que asusta a muchos, pero atrae a unos pocos”, dijo Paul Nash, director general del hotel.

Hace un mes, esta propiedad de la Quinta Avenida completó una renovación que incluyó cambios de imagen de sus tres suites más caras. La presidencial tiene todas las comodidades y el lujo que el más exigente de los huéspedes puede desear. Sorprenden desde el mármol de la entrada y los muebles clásicos de su sala y comedor, hasta el diseño, la tecnología y el confort de las alcobas y el estudio. Aunque conserva el clásico estilo inglés, mezcla detalles modernos, colores claros y espacios abiertos.

Los cambios de lujo en esta suite de 325 metros cuadrados, que incluyen un baño con spa, le permitieron al hotel aumentar el precio de la habitación de 10.000 dólares la noche a 36.000. Y ya ha tenido huéspedes de lujo, entre ellos, un presidente.

En busca de jóvenes ricos

“A lo largo del tiempo, el hotel ha sido sinónimo de estilo impecable y elegante encanto, y estamos orgullosos de seguir con esta tradición –explicó Nash–. Pero ahora queremos mostrar un hotel más moderno y cautivar a huéspedes jóvenes.”

De hecho, la semana pasada estuvo muy orgulloso de contar entre sus visitantes a la tenista Serena Williams, quien concedió entrevistas sentada en la glamurosa suite Imperial, mientras jugaba el Abierto de Estados Unidos.

Las tres suites, joyas del St. Regis, son habitualmente visitadas por presidentes, miembros de la realeza, millonarios y, últimamente, artistas y deportistas famosos. “No es raro ver en los pasillos a Rafael Nadal, al príncipe Harry, al polista Nacho Figueras, al diseñador Jason Wu o a Shakira”, dijo Nash.

Estas habitaciones combinan telas, espejos, cristales, tapices, alfombras y mármoles, conservando los elementos decorativos que las han hecho famosas, como los candelabros de cristal Waterford y las fotos en gran formato de Nueva York, de los reconocidos fotógrafos neoyorquinos Janet Arsdale y Hampton Hall.

También lucen colores azules, morados y rojos en paredes tapizadas, molduras en los techos y camas tan blancas y mullidas que garantizan un buen descanso. Los baños en mármol, algunos con griferías originales, son modernos y cómodos.

Cada una de las suites tiene un mayordomo, que resuelve todo y asegura un servicio impecable. Desde empacar la maleta hasta satisfacer los más curiosos antojos.

Obviamente, los huéspedes de las 238 habitaciones de este hotel (67 suites), cuyas tarifas comienzan en 995 dólares, pueden disfrutar del moderno y completo Remede Spa, con tratamientos terapéuticos y toda la tecnología de punta que puede tener este lugar.

Además, cuenta con el comedor principal, el Astor Court, un agradable y clásico lugar que ofrece comida internacional; cuatro salones para eventos, bibliotecas y espacios privados ideales para descansar.

Ahora bien, si va por Nueva York y su billetera no le da para una noche estilo St. Regis, no deje de entrar al hotel y deténgase en su Bar King Cole, para degustar un bloody mary, ese famoso coctel que llegó a esta ciudad por la puerta grande del St. Regis.

CECILIA MONTOYA
ENVIADA ESPECIAL DE EL TIEMPO
INVITACIÓN DE STAR WOOD HOTELS & RESORTS

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.