Nacen primeros siameses indígenas en el Meta

Nacen primeros siameses indígenas en el Meta

Llegaron al mundo en un resguardo indígena. "Es un milagro que estén vivos", afirman expertos.

10 de septiembre 2013 , 07:42 p.m.

El equipo médico de la Clínica Meta, en Villavicencio, aún no sale de su asombro por la historia que protagonizan desde la noche del 8 de septiembre y que bien podría llamarse como la película: ‘Milagros inesperados’.

Ese día, llegó a las 8 p.m. desde el resguardo sikuani Domo Planas, de Puerto Gaitán, una madre indígena adolescente, que poco habla español, con dos bebés prematuros. Tienen cinco semanas menos de gestación de las 40 que harían un embarazo a término completo, lo cual dejaba entrever, hasta ese momento, que era un caso rutinario.

Sin embargo, para el gerente médico del centro asistencial, Alberto Ávila, lo sorprendente fue ver que los niños nacieron unidos por la vejiga y el ombligo, lo que los convertía, según él, en los primeros siameses que nacen en esta parte del país.

A esto se suma que la joven, pese a haber dado a luz a los pequeños en el resguardo sin ningún tipo de protocolo médico, y por parto natural, estaba con signos y síntomas de salud estables, al igual que sus hijos.

Aun así los resultados de los exámenes determinaban si los hermanos también estaban unidos por órganos internos.

Ahora, el reto del equipo de especialistas es buscar la manera de separarlos sin que traiga consecuencias negativas para su salud, que de lograrse sería un acontecimiento histórico para la medicina del Meta.

El capricho genético afectó, sobre todo, a uno de los niños, que deberá someterse en próximos años a dos delicadas cirugías para corregir parte de su cuerpo.

El temor ahora es porque para algunas culturas indígenas los niños con malformaciones no son deseados, explicó el coordinador de la Unidad de Cuidados Intensivos de neonatos, doctor Juan Benavides.

Cirugía necesaria

Uno de los niños siameses nació con el ano imperforado y con ambigüedad sexual (órganos sexuales masculino y femenino), lo cual obligará a los expertos a hacer varios procedimientos médicos de alta complejidad para que quede como un niño común y corriente.

Una de las cirugías que se tendrá que realizar al menor se denomina colostomía, en la que se saca un extremo del intestino grueso a través de la pared abdominal. Allí las heces, que se movilizan a través del intestino, van a parar a una bolsa adherida al abdomen.

REDACCIÓN LLANO 7 DÍAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.