La pelota cruzada marcó la diferencia para Uruguay contra Colombia

La pelota cruzada marcó la diferencia para Uruguay contra Colombia

Los dos goles en acciones similares cogieron mal parada a la defensa 'tricolor' en la derrota 2-0.

notitle
10 de septiembre 2013 , 07:16 p.m.

Durante sesenta y dos minutos, la Selección Colombia mandó en la cancha del estadio Centenario y su planteamiento táctico de 4-4-2 le daba la clasificación al Mundial de Brasil-2014. Uruguay se veía sin claridad para penetrar la valla defendida por David Ospina y sus incursiones al área ‘tricolor’ se debían más a las acciones individuales y a la famosa garra charrúa que a la estrategia.

Los uruguayos plantearon también un 4-4-2 que en el primer tiempo mostró a Colombia superior por volumen de juego, posesión de la pelota y orden para subir y bajar además de hacer los relevos.

Sin embargo, desde la etapa inicial Uruguay jugó a filtrar balones largos al corazón del área colombiana. Falló en que por lo general fueron frontales y eso, en vez de tumbar el muro de los dirigidos por José Pékerman, lo que hizo fue fortalecerlo.

En situación ofensiva, Colombia dejó suelto a James Rodríguez para que se moviera con libertad delante del círculo central del terreno de juego, mientras Teófilo Gutiérrez bajaba a jugar de ‘volantero’ y Falcao era quien quedaba en el frente de ataque, mostrándoles las garras a los defensas charrúas.

Pero a los sesenta y dos minutos todo cambió. Colombia, que había cambiado el 4-4-2 por un 4-3-2-1 con el ingreso de Juan Guillermo Cuadrado por Teófilo Gutiérrez, vio cómo un balón cruzado desde la derecha al punto penalti penetró la muralla y Édinson Cavani saltó entre Mario Yepes y Amaranto Perea para cabecear y decretar el 1-0.

Uruguay, que se mantenía incólume con su 4-4-2 aun con dos cambios en la nómina para jugar el segundo tiempo, se agigantó tras la anotación de Cavani y solo tres minutos después Christian Stuani recibió otro balón filtrado, esta vez desde la izquierda, para aparecer como un fantasma en el área y decretar el 2-0 con el que finalizó el partido.

Entonces Pékerman cambió de nombres y de esquema: metió a Aldo Leao Ramírez por Abel Aguilar y a Jackson Martínez por Carlos Alberto Sánchez. Volvió al 4-4-2 del comienzo, pero ya era muy tarde, la derrota estaba sentenciada y la clasificación al Mundial, aplazada.

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ
Editor de FUTBOLRED.COM
Enviado especial a Montevideo
gabbri@eltiempo.com
En Twitter: @gabbritter

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.