Secciones
Síguenos en:
El pacto del que fue el 'mejor oficial del Ejército' con 'paras'

El pacto del que fue el 'mejor oficial del Ejército' con 'paras'

Excomandante del batallón La Popa, según justicia, entregaba armas a las Auc por 'falsos positivos'.

notitle

El coronel Publio Hernán Mejía, excomandante del Batallón La Popa, de Valledupar, que hace una década fue reconocido como el mejor oficial del Ejército, pagará 19 años y 6 meses de cárcel por aliarse con los ‘paras’ de ‘Jorge 40’.

Mejía fue separado de su cargo en enero del 2007, en uno de los primeros escándalos del Ejército por los ‘falsos positivos’. Tras un juicio de más de 6 años, el juez sexto especializado de Bogotá condenó a Mejía y al coronel Pastor Ruiz Mahecha y los sargentos Aureliano Quejada y Efraín Andrade por concierto para delinquir con fines de homicidio. (Lea: Condenan a coronel estrella por nexos con 'paras' de 'Jorge 40').

Se ha probado la existencia de acuerdos de cooperación con ‘Jorge 40’ y Hernán Giraldo Serna (...) –dice el fallo–. Mientras los militares no combatían a los paramilitares y los proveían de armas, municiones y material de intendencia, a cambio recibirían personas de grupos guerrilleros y paramilitares castigados para ser ejecutados extrajudicialmente y presentarlos como ‘positivos’.”

El juez dice que en la época en la que Mejía estuvo en La Popa (2002-2004), “los paramilitares patrullaban conjuntamente con las Fuerzas Militares y servían de guía”. Además da por hecho que las instalaciones del batallón se convirtieron en centro de operaciones de dicha alianza criminal.

Como parte de ese acuerdo, dice el expediente, el coronel Mejía conformó y entrenó al grupo élite ‘Zarpazo’, “que cada vez que operaba regresaba con personas muertas”. El tribunal cuestiona la Operación Tormenta 2, en la que murieron en un supuesto combate (en octubre del 2002) 18 integrantes del Eln. Los testigos dicen que la mayoría de esos muertos eran paramilitares de alias ‘39’, que luego de un problema interno fueron fusilados y entregados a los hombres del coronel Mejía.

Durante el juicio, Mejía aseguró que esa operación correspondió a un combate con ilegales y que la orden de realizarla vino del entonces presidente Álvaro Uribe, con información de inteligencia aportada por el DAS.

El juez da por probado que dos muertes registradas en junio del 2002 dentro del batallón corresponden a guerrilleros que habían sido detenidos horas antes. La Fiscalía dijo que, después de haber sido asesinados, les pusieron armas de fuego.

El exmilitar Edwin Guzmán testificó que Mejía recibió de ‘Jorge 40’ una camioneta y notificó a las autodefensas que él “no solo quería plata sino la gloria”.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.