Los negociadores de los TLC desconocieron la situación campo

Los negociadores de los TLC desconocieron la situación campo

notitle
08 de septiembre 2013 , 06:09 p.m.

 

La relación entre los Tratados de Libre comercio y el paro agrario es un tema candente. Los defensores del libre comercio argumentan que el impacto de los TLC's aún no se siente y por ello esa acusación es injusta. A su vez, los campesinos y otros sectores no ortodoxos platean una relación de causalidad con el conflicto agrario. Diálogo de sordos.

Estos acuerdo comerciales, que parten de "exportar o morir," se consideran como óptimos mecanismos para ampliar nuestros mercado a los millones de consumidores de otras latitudes. Pero resulta que esos países cuyos mercados se abren para nuestros bienes y servicios, también producen y tienen las mismas expectativas al firmar los TLC's: ampliar sus mercados internos con nuestros consumidores.

Pero se despreció nuestra realidad que incluye una tasa de cambio generalmente sobrevaluada. El Gobierno Uribe negoció mal y el de Santos también porque la orden del primero fue negociar "rapidito" y la de Santos ha sido firmar y firmar sin pensar. Nuestros negociadores, muy buenos técnicos seguramente, desconocieron la situación a la que se enfrenta nuestro sector rural, especialmente los 11 millones de campesinos. Y no escucharon ninguna de las advertencias que se hicieron desde la academia y en el Congreso. Y los Partidos, como perritos falderos, ignoraron el debate y presionados por el Gobierno -o por los empresarios- llevaron a sus bancadas a votar a favor del TLC's con Estados Unidos, por ejemplo. Los gremios o se dejaron comprar con Agro Ingreso Seguro o se pusieron a favor del Gobierno para que los nombrara embajadores. Vergüenza les debería dar.

Se perdieron 6 años críticos entre los debates de los tratados y su entrada en vigencia. La famosa Agenda Interna que se anunció en el 2006 para preparar al país para estos nuevos frentes de competencia ha sido un gran engaño. Ni se hizo una política de desarrollo rural, ni se disminuyeron los costos de producción y menos los de transacción, carretas etc. Tampoco se identificaron en el campo ni a los perdedores ni a los ganadores obvios en todo tratado de Libre Comercio con el fin de desarrollar políticas específicas para proteger, estimular o desestimular sectores de acuerdo a su competitividad. En síntesis, no se preparó al país y particularmente al sector rural para competir. El argumento de los ortodoxos de que son los TLC's los que inducen los cambios en la producción puede ser cierto en algunos casos. ¿Pero a qué costo?

Las negociaciones con Estados Unidos y Europa fueron vergonzosas. Las razones políticas se manejaron al revés. Con los poderosos, "complacientes" porque "qué miedo" y con los pequeños como Centro América, también "complacientes" porque "pobrecitos.": ¿Seguimos en las mismas?

Es tan débil el campo colombiano que la sola iniciación de importaciones, como alegan algunos, sumadas al contrabando, arruinaron a los campesinos. La triste realidad y la percepción de mayor fracaso incentivaron el paro.

Cecilia López Montaño

cecilia@cecilialopez.com

www.cecilialopezcree.com

www.cecilialopez.com

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.