Secciones
Síguenos en:
Hasta de Venezuela llega droga a Bogotá

Hasta de Venezuela llega droga a Bogotá

Coca, marihuana y Rivotril ilegal ingresan por cinco rutas y se venden en todos los estratos.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
07 de septiembre 2013 , 06:28 p. m.

Durante algunos meses, los grandes expendios de estupefacientes de la capital, calculados en cerca de 200, redujeron sus inventarios. El flujo de base de coca y de marihuana cripy (mentolada) que llegaba mensualmente desde Corinto (Cauca) se interrumpió tras la captura, en marzo, de Luis Alfonso Moreno, ‘Otanche’, individuo que se daba el lujo de ingresar por Engativá, Suba y Kennedy buena parte de la mercancía ilegal que negociaba con las Farc.

Pero los efectos de ese gran golpe de la Policía al microtráfico de Bogotá (negocio que mueve más de 35.000 millones al mes) parece haber durado poco.

Informes de inteligencia de esa misma institución, conocidos por EL TIEMPO, señalan que este creciente mercado ahora se está nutriendo de coca producida en laboratorios del Catatumbo (Norte de Santander) y de Medellín.

Además, que desde Venezuela llegan cientos de frascos de Rivotril, sedante de la familia del Valium, de venta restringida, que produce un efecto similar al del alcohol y que compran adictos de estratos altos a 80.000 pesos la pastilla (en una farmacia, con fórmula médica, se pueden conseguir a 2.000).

¿Paro y coca?

El tema volvió a la agenda de la ciudad esta semana, cuando el alcalde mayor, Gustavo Petro, dijo que esas mafias habrían estado detrás de parte de los disturbios del jueves 29 de agosto.

“Aquí ya no se puede hablar de micro sino de macrotráfico. Ingresan droga por Bosa, Ciudad Bolívar, Engativá y Kennedy, a través del cartel de los Llanos y de herederos del ‘Loco’ Barrera”, dijo el mandatario. Y agregó que tienen control territorial y manejan armas; por eso las comparó con las bandas criminales (‘bacrim’).

Alcaldes de esas localidades hablan de grupos –como ‘los Boyacos’ y ‘los Paisas’– que reparten las dosis en rumbeaderos que van desde la llamada ‘cuadrapicha’, en Kennedy, hasta la zona rosa, pasando por Chapinero.

Incluso detectaron que, en asocio con la banda ‘los Pascuales’, están nutriendo la frontera porosa entre el barrio Barrancas y Cedro Golf. Allí, un sujeto con apariencia de indigente es el que se encarga de la distribución.

Pero la Policía rechaza de plano la categoría de ‘bacrim’ para estas organizaciones y asegura que, con la captura de 130 personas en el último año, varias quedaron desmanteladas.

“A principios del 2012 identificamos 13 estructuras delincuenciales de microtráfico, pero 8 ya fueron desarticuladas por completo y ahora vamos por las otras cinco”, afirmó el general Luis Eduardo Martínez, comandante de la Policía de Bogotá.

De hecho, reveló que 131 expendios han sido allanados y que se preparan intervenciones similares a la hecha en el llamado ‘Bronx’, exitoso operativo al que se le unió la Alcaldía Mayor.

Allí, hace un año, se capturaron grandes cabecillas y hasta se incautaron fusiles AK-47 y una pistola Colt. Ahora, los nuevos blancos son Kennedy (y su frontera con Corabastos), Ciudad Bolívar, Bosa, Chapinero y Engativá.

“En un mes habrá nuevos resultados”, anunció el alto oficial, e insistió en que estas acciones deben tener acompañamiento integral de autoridades civiles, y eso aún no se ha logrado.

¿Micro o macro-tráfico?

General Luis E. Martínez, Jefe Policía Metropolitana. “Ocho de las 13 bandas fueron desarticuladas y aquí no hay ‘bacrim’ ”.

Gustavo Petro, alcalde mayor. “Ya se puede hablar de narcotráfico y de control territorial”.

Marisol Perilla, alcaldesa de Suba. “Hay un ‘ejército’ de jóvenes trabajando para el narcotráfico. Y manejan armas”.

‘No hay bacrim’

Aunque las autoridades coinciden en que el microtráfico es el gran problema de Bogotá, para la Policía no hay evidencia de bandas criminales.

Hablan los alcaldes locales

El incremento del negocio de las drogas en cinco localidades –tres de estas las más grandes de Bogotá– tiene en alerta a sus alcaldes. El primero en hablar del tema fue el de Kennedy, Luis Fernando Escobar, quien dice haber localizado 134 expendios e insiste en que el tema desbordó a las autoridades civiles y de Policía. Carlos Mauricio Naranjo, de Engativá, habla de más de 50 expendios en su localidad, y Marisol Perilla, de Suba, en que “hay un ejército de jóvenes trabajando para esa mafia, detrás del cual se mueven armas”. Finalmente, Diana Calderón, de Bosa, coincide con el resto de sus colegas en que los adolescentes están siendo usados como distribuidores a domicilio y en que colegios y parques son los principales objetivos de los expendedores.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.