Coroneles vinculados en caso grafitero ya están en la cárcel La Picota

Coroneles vinculados en caso grafitero ya están en la cárcel La Picota

Juez dijo que son "un peligro porque de quien se espera protección aparece un mando desmedido".

notitle
04 de septiembre 2013 , 03:10 p.m.

La juez 12 Penal del Circuito con función de Conocimiento decidió, después de analizar los argumentos de la Fiscalía, que los coroneles José Javier Vivas y Nelson de Jesús Arévalo debían ir a la cárcel "porque representan un peligro para la sociedad y obstruyen la justicia", mientras se determina si son culpables o inocentes en el proceso que se adelanta por la muerte del grafitero Diego Felipe Becerra.

Pasadas las 7:00 de la noche de este miércoles, Vivas y Arévalo llegaron a la cárcel La Picota, donde permanecerán en el pabellón de funcionarios públicos, según informó el Inpec.

Los coroneles Vivas y Arévalo son investigados por falsedad en documento, fraude procesal , porte ilegal de armas y favorecimiento de homicidio. "Si ayudaron a un uniformado de la institución, también realizarían acciones con las que se beneficiarían de forma personal" afirmó la funcionaria judicial. (Lea aquí: Lo que se sabe del caso del grafitero)

Esta determinación se tomó luego de que en primera instancia la juez 65 penal municipal de control de garantías ordenara la libertad para los dos coroneles, lo que posteriormente fue apelado por la Fiscalía y el abogado defensor de la víctima.

La familia y la defensa de la víctima habían cuestionado que el juez de primera instancia no hubiera asegurado a los oficiales argumentando que "no hay inferencia razonable en la coautoría o alteración en la escena del crimen y no se entiende la labor del coronel Arévalo dentro de la escena del crimen, y al parecer él llegó a la escena cuando ya había sido modificada".

En su momento Gustavo Trejos, padre del grafitero, afirmó que no estuvo de acuerdo con la determinación de la jueza, que desechó "de un solo tajo" los testimonios de los policías que fueron amenazados en su momento para que mintieran y así favorecieran a sus superiores.

Este proceso surge por la muerte del grafitero Diego Felipe Becerra, tras recibir un disparo de Wílmer Alcarcón, miembro de la Policía Nacional, el 19 de agosto del 2011. Por este hecho también está siendo investigado el general Francisco Patiño, cuyo ascenso fue recientemente aprobado por el Congreso de la República.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.