Secciones
Síguenos en:
Humor impar / El otro lado

Humor impar / El otro lado

Que Citytv busque el género de comedia está en lo acertado porque este encanta a los televidentes.

notitle

Citytv se lanzó a presentar ficción propia para su pantalla. Ya había incursionado con telenovelas de otros y ahora busca conquistar de manera propia. El nombre de su telecomedia es Impares.

Que Citytv haga ficción es buenísimo. Ya que sin ficción no hay rating; sin ficción no hay canal; sin ficción no hay televisión. Si un canal quiere ganar reconocimiento en el público y marca masiva, debe hacer ficción. Y es que el cable está lleno de canales de entrevistas y con un formatico insípido que va entre documental y reportaje, que no llegan a conmover.

Que Citytv busque el género de comedia está en lo acertado porque este encanta a los televidentes. Y que, además, sea con una comedia de situaciones cortas que narra en fragmento se ve bien.

La fragmentación narrativa, la exuberancia de personajes y el recurso testimonial de cada uno al estilo reality constituyen lo mejor del programa. Esta fragmentación hace que la serie sea fácil de ver y soportable cuando un personaje o situación agobia.

La trama de la historia es productiva: una agencia de citas para encontrar parejas. Y es que el humor del bueno se produce sobre las situaciones existenciales de la sociedad: el drama contemporáneo mejor sobrevendido por el capitalismo está en que todos nos merecemos la felicidad en forma de pareja.

Que Impares vaya cuando todos los canales tienen noticias y busque la contraprogramación es otro hecho significativo, ya que puede llegar a crear una nueva rutina para la ficción nacional.

Se llama Impares y tiene una buena idea, un género con rating, una estructura narrativa que hace fácil la televidencia y buen horario. Pero el asunto se vuelve poco atractivo en tres detalles: las situaciones, las actuaciones y el humor.

Las situaciones son excesivamente ridículas, porque buscan tanto el hacer reír que terminan en la exageración gratuita, y es que las parejas que se arman no tienen ninguna posibilidad real, son relaciones absurdas a las que solo se les ve la necesidad de buscar el chiste fácil.

Las actuaciones son exageradas, sobreactuadas, excesivas. Y este es un mal colombiano: se dice humor y comienza la feria del exagere, el grotesco y el chiste fácil a lo Sábados felices.

El humor no se busca en los personajes y sus neurosis, o en los diálogos y sus vínculos de sentido, o en las carencias amorosas de estas soledades contemporáneas; el humor se quiere producir como si fuese el efecto de un chiste o de una situación supuestamente picante pero inverosímil.

Impares es una telecomedia que le hace bien a Citytv, pues en lo estructural e idea es una propuesta necesaria para un canal urbano que busca masividad. Pero la serie se debilita ante la búsqueda tan deliberada de la risa.

Tal vez haya que crear más situaciones cotidianas para encontrar el humor en esas soledades del amor de agencia. Lo cierto es que hay que seguir haciendo más, mucha más ficción: la televisión colombiana la necesita y Citytv puede crear un estilo propio.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.