Secciones
Síguenos en:
Denuncian obstrucción en Putumayo a una ambulancia con un menor

Denuncian obstrucción en Putumayo a una ambulancia con un menor

Manifestantes impidieron el paso del vehículo que transportaba a un niño de dos años.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
26 de agosto 2013 , 02:53 p. m.

Por cuenta del paro agrario, un verdadero 'paseo de la muerte' vivieron Rocío Elizabeth Guevara y su pequeño hijo de dos años, Nicolás Alejando Díaz, el pasado fin de semana en una carretera que comunica a los departamentos de Putumayo y Nariño.

El niño fue atropellado el sábado en horas de la tarde por un motociclista en la cabecera municipal de la Hormiga, departamento del Putumayo.

Los múltiples politraumatismos que había sufrido el menor obligaron a los médicos de la ESE municipal Sagrado Corazón de Jesús a ordenar el traslado hasta el hospital infantil ‘Los Ángeles’ de Pasto, en el vecino departamento de Nariño, un trayecto que en condiciones normales dura 8 horas, pero con los tres bloqueos del paro agrario que desde hace 8 días separan a los dos departamentos, el viaje se convirtió en un paseo de la muerte.

“Salimos de la Hormiga a las 11:30 de la noche y el primer retén de los campesinos estaba como a una hora, en Orito. Pero para qué, como íbamos con la sirena prendida, ahí la gente nos dejó pasar. Pero cuando llegamos a El Encano, la gente tenía tapada la carretera con palos, piedras y vidrios y no nos hicieron bajar y no nos creían que llevábamos un niño enfermo”, relata desde Pasto Rocío Elizabeth Guevara, que tuvo que recurrir a la súplica y las lágrimas para que los manifestantes les abrieran paso.

“Pero media hora después otra vez árboles en la vía, vidrios y otra vez nos pararon la ambulancia. Nos hicieron abrir la puerta y vieron a las dos enfermeras que le tenían oxígeno al niño, pero unos decían que no se podía pasar y otros que tocaba dejarlos pasar. Ahí nos demoraron casi 40 minutos”, suma la madre indignada.

Finalmente la ambulancia arribó al hospital infantil en Pasto a las 10 de la mañana del domingo, y hoy Nicolás Alejandro se encuentra en recuperación.

“¡Por favor! ¡Qué el presidente se ponga la mano en el corazón y solucione las cosas! Mi niño se pudo haber muerto. Muchas familias nos vemos afectadas por estas manifestaciones y no tenemos la culpa”, agrega Rocío Elizabeth que ahora no sabe cómo regresará a su casa en la Hormiga, una vez el niño sea dado de alta. No tiene dinero, ni familiares en Pasto, y el paro en la carretera no se sabe cuándo será levantado.

Un caso similar ocurrió este fin de semana también con un adulto mayor en el departamento de Putumayo.

JOHN MONTAÑO
Corresponsal de EL TIEMPO
NEIVA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.