Nace un olinguito para nuestra biodiversidad

Nace un olinguito para nuestra biodiversidad

Se ha observado en el país y en Ecuador, según científicos del Smithsonian.

notitle
15 de agosto 2013 , 05:01 a.m.

Científicos del Instituto Smithsonian revelaron este jueves el hallazgo de una nueva especie de mamífero, un hecho poco usual para esta clase de vertebrados tan conocidos entre los taxónomos. Se trata de un olinguito, de la familia de los mapaches y coatíes, y que habita en zonas muy altas de bosques de niebla de Colombia y Ecuador. De ahí que haya sido bautizado, científicamente, como Bassaricyon neblina. (Vea las imágenes de olinguito)

La importancia del hallazgo radica en que es la primera vez en 35 años que se descubre en el continente un animal del orden carnívora, como explica la revista ZooKeys, el medio que publicó la investigación, liderada por el Instituto Smithsonian

El nuevo olinguito, que se parece a un pequeño oso de peluche, no era un animal desconocido. Ocurrió que durante más de 100 años fue confundido con otros animales similares, de la especie Bassaricyon gabbi. El error se detectó luego de analizar el 95 por ciento de los olingos, los registros de ellos en los museos de todo el mundo y estudios de ácido desoxirribonucleico.

Se identificó, por ejemplo, que la nueva especie tiene dientes y un cráneo más pequeños frente a los del resto de olingos. Su tamaño es menor, aunque su pelaje es más largo y denso. Comen principalmente frutas (aunque no se descarta que también invertebrados, insectos, huevos de aves o polluelos), rara vez bajan de los árboles y tienen una cría a la vez.

“Este descubrimiento es notable, no sólo porque amplia nuestros registros biodiversos. También nos lleva a replantear prioridades de conservación, a restringir o a replantear proyectos mineros y nos deja muy claro que nos hace falta mucho por explorar y aprender”, le explico a EL TIEMPO Iván Lozano, experto en conservación y director del bioparque La Reserva.

A propósito de la preocupación de Lozano por la situación del animal, los científicos del Smithsonian determinaron que el 42 por ciento del hábitat de los olinguitos ya se ha transformado para uso agrícola o urbano.

El olinguito pesa alrededor de un kilogramo. Le gusta vivir en lo más alto de los árboles, y mucho mejor si estos están envueltos de bruma. Generalmente su hogar está en terrenos ubicados a 1.500 o 2.700 metros sobre el nivel del mar.

Kristofer Helgen, curador de mamíferos del Museo de Historia Natural del Instituto Smitshonian, opinó que este hallazgo requirió diez años de trabajo y ni siquiera fue la meta original de un proyecto que buscaba completar el primer estudio integral de los olingos, para saber cuántas especies hay y cómo están distribuidas.

JAVIER SILVA HERRERA
REDACCIÓN VIDA DE HOY

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.