Secuestrador de Cleveland, condenado a cadena perpetua y mil años más

Secuestrador de Cleveland, condenado a cadena perpetua y mil años más

Ariel Castro "jamás saldrá de prisión", dijo el juez al leer la sentencia en Estados Unidos.

01 de agosto 2013 , 10:00 a.m.

La justicia estadounidense sentenció el jueves a Ariel Castro a cadena perpetua y otros mil años por el secuestro, violación y cautiverio de tres mujeres durante una década y por obligar a una de ellas a abortar cuando estaba embarazada.

El juez del condado de Cuyahoga en Ohio, Michael Russo, impuso la condena y afirmó que la cadena perpetua y los mil años de sentencias consecutivas están "acorde con el daño" que causó el sentenciado.

En una emotiva audiencia judicial en la que una de las víctimas de Castro, Michelle Knight, dijo que el antiguo conductor de autobuses escolares la obligó a pasar "una vida de infierno". En la audiencia, Castro admitió que era un hombre enfermo pero dijo que no era el monstruo descrito por los fiscales. El hombre aseguró que no justificaba su comportamiento, que dijo era "incorrecto".

"Creo que yo soy también una víctima", sostuvo Castro, de origen puertorriqueño, vestido con un enterizo naranja y luciendo una prominente barba. Relató que sufrió abusos sexuales cuando era joven y habló también de su adicción a la pornografía.

"Quisiera pedir perdón", había dicho al iniciarse la sesión en la que conocerá su sentencia antes de ser interrumpido por el juez, que le precisó que podrá tomar la palabra durante la jornada.

Castro, un exconductor de autobús de 53 años, se declaró culpable el 26 de julio para evadir la pena de muerte a cambio de pasar el resto de su vida en prisión. "El señor Castro acepta toda la responsabilidad de su conducta", afirmó el abogado defensor Craig Weintraub ante la sala.

"Queremos evitar hablar de detalles lascivos. Por eso el señor Castro aceptó la cadena perpetua sin libertad condicional. (...) Hemos tomado esta decisión pensando en las tres mujeres y en la sociedad".

Castro fue arrestado el 6 de mayo después de que Amanda Berry, de 27 años, lograra escapar de su casa con su pequeña hija, tras captar la atención de un vecino alcanzando a sacar su mano por una puerta apenas abierta. La policía encontró luego a otras dos cautivas en la vivienda: Gina DeJesus, de 23 años, y Michelle Knight, de 32.

Las tres mujeres habían sido raptadas en incidentes separados en 2002, 2003 y 2004. Durante años, las tres estuvieron atadas a cadenas por sus tobillos y sufrieron constantes palizas y violaciones.

Michelle Knight quedó embarazada cuatro veces durante su cautiverio. En al menos una ocasión Castro provocó un aborto por dejarla sin comer durante días y por golpear y saltar sobre su barriga.

Berry pudo llevar adelante su gestación y dio a luz en una piscina de plástico para niños el 25 de diciembre de 2006. Gina DeJesus era una amiga de la hija de Castro y tenía 14 años cuando fue secuestrada.

AGENCIAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.