Secciones
Síguenos en:
Se intensifica debate por libertad de conductor que mató a dos mujeres

Se intensifica debate por libertad de conductor que mató a dos mujeres

Fiscalía y expertos dicen que quien maneje borracho es un homicida potencial.

notitle

La decisión de la jueza Carmen Gualteros que tiene en libertad a Fabio Andrés Salamanca, el joven que manejando borracho arremetió a 140 kilómetros por hora contra un taxi y mató a sus dos pasajeras, sigue encendiendo polémica en el país.

Gualteros, quien aseguró que ha recibido amenazas, defendió su fallo y aseguró que actuó en derecho porque la Fiscalía no comprobó que Salamanca fuera un peligro para la sociedad. Su decisión, en todo caso, no es de fondo, pues será un juez de conocimiento quien determine la condena del joven.

Este miércoles, sin embargo, el procurador general, Alejandro Ordóñez, anunció que ya el Ministerio Público apeló la decisión con el objetivo de que otro juez mande a la cárcel al homicida. “Consideramos que se daban los requisitos, los elementos que la ley exige para que se soportara la medida de aseguramiento. No estuvimos de acuerdo y esperamos que la segunda instancia modifique la decisión”, dijo el Procurador.

Entre tanto, el Consejo Superior de la Judicatura aceptó la queja de las familias de las víctimas, que pidieron investigar la actuación de la jueza Gualteros.

El debate se centró en el porqué de las diferencias de las decisiones de la juez Gualteros y del juez 62 de control de garantías, que el fin de semana pasado envió a la cárcel Modelo a Jonathan Cabrera Ortiz. Él fue el conductor que el sábado le causó la muerte a un hombre cuando manejaba bajo el efecto del licor en el sector Hayuelos, en el occidente de Bogotá. A los dos les imputaron el mismo cargo de homicidio con dolo eventual.

“Son casos muy similares. Los dos conducían en estado de embriaguez y en los dos casos hubo víctimas fatales. Las disposiciones jurídicas señalan que donde hay una misma razón, debe haber una misma disposición”, aseguró José Gregorio Hernández, exmagistrado de la Corte Constitucional. Agregó que “algo está fallando en la aplicación e interpretación de la norma” que endureció los castigos contra los choferes irresponsables.

En ese mismo sentido se pronunció el exfiscal Guillermo Mendoza Diago, quien dijo que pese a que hay criterios claros en estos casos, “los jueces están dando más importancia a su criterio personal en vez de aplicar la ley”.

En el caso del accidente del último sábado, el juez consideró que Cabrera Ortiz, preso en la cárcel Modelo, era un peligro para la sociedad. Durante la audiencia del martes, la jueza Gualteros se preguntó cómo se podría demostrar que Salamanca tenía la intención de matar o causar un daño. Y señaló que la medida de aseguramiento no puede ser usada como “escarmiento”.

Este miércoles, el director seccional de Fiscalías de Bogotá, Eduardo Carranza, señaló que la velocidad a la que conducía y el grado de licor detectado en el organismo de Salamanca eran pruebas contundentes en el caso. “Si conducir en estado de embriaguez a 140 kilómetros por hora en una madrugada lluviosa no es un peligro para la sociedad, le pregunto a la señora juez: ¿Qué sí lo es?”, cuestionó Carranza.

En la polémica también terció el vicepresidente Angelino Garzón, quien dijo que una persona que conduce borracha es “un criminal en potencia”. “No solo pone en peligro su vida y la tranquilidad de su familia, sino la integridad de los demás”, dijo Garzón.

Familias buscan acuerdo económico

Paralelo a la tragedia y al proceso que se adelanta contra Fabio Andrés Salamanca, se han realizado acercamientos entre las familias de las dos mujeres fallecidas y del taxista lesionado con los abogados del acusado para hablar de indemnizaciones.

Giovanny Cortés, abogado de Ana Torres y Diana Bastidas, le confirmó a ELTIEMPO.COM que ha habido conversaciones entre las partes para hablar de una reparación y que, aunque aún no hay un acuerdo firmado, admitió que el tema va por buen camino. “En medio de esta tragedia, las familias han aceptado una indemnización y están enteradas de todo. Pero a la fecha no hemos firmado un papel”, dijo Cortés.

Fuentes cercanas al proceso hablan de que la indemnización ascendería a unos 270 millones para cada una de las familias que hoy se presentan como víctimas.

Propuesta de Santos

Incautar hasta por 10 años los vehículos cuyos conductores manejen en estado de embriaguez, propuso el presidente Juan Manuel Santos.

El Jefe de Estado se declaró partidario de endurecer las medidas contra conductores ebrios como una medida disuasiva.

“Se le puede incautar el vehículo y se le puede inmovilizar, dependiendo, un año, dos años o hasta 10 años. Creo que más de uno lo pensará dos veces si no solamente le quitan la licencia, sino que le quitan el vehículo que está manejando”, afirmó el Jefe de Estado.

Santos dijo que la mera suspensión de la licencia de conducción por mucho tiempo no parece ser pena suficiente, pues cada mes suspenden 1.500 pases y se siguen presentando accidentes muy graves con alto costo de vidas.

Dos casos similares con decisiones opuestas

El conductor Fabio Andrés Salamanca

El viernes 12 de julio del 2013, Fabio Andrés Salamanca Danderino, de 23 años, estrelló con el carro Audi que conducía a un taxi que transportaba dos pasajeras en la calle 26 con carrera 30.

Según el informe de la Policía, Salamanca conducía a 140 kilómetros por hora y presentaba grado 3 de alcohol, según el informe oficial.

En el accidente murieron Diana Bastidas y Ana Torres y el conductor del taxi Holman Iván Cangrejo quedó gravemente herido. Hoy está inmovilizado en una silla de ruedas.

El día del accidente Fabio Andrés Salamanca no fue detenido sino remitido a la Clínica Monserrat. Allí permaneció 17 días, con el argumento de que tenía estrés postraumático.

A Salamanca no le dictaron orden de captura. Compareció a audiencia de imputación de cargos 19 días después del accidente.

La Fiscalía le imputó al joven los cargos de homicidio con dolo eventual y lesiones personales. Salamanca no aceptó los cargos cuando la juez le preguntó. La juez no le dictó medida de aseguramiento y no lo mandó a la cárcel.

El conductor Jhonatan Cabrera Ortiz

El sábado 27 de julio, Jonathan Cabrera Ortiz, de 24 años, atropelló a un peatón, que cruzaba una calle en la localidad de Fontibón, en el occidente de Bogotá.

Según la Policía, Cabrera conducía a 120 kilómetros por hora y presentó grado 1 de alcohol en el reporte de Medicina Legal. En el accidente murió Ronald Garay, de 28 años.

El día del accidente, Cabrera fue detenido de inmediato por la Policía que lo remitió a la Unidad de Reacción Inmediata de Engativá (URI). No fue enviado al médico aunque presentó nervios y estrés por el accidente y tenía heridas en el rostro por fractura del tabique a la hora del choque.

Veinticuatro horas después fue llevado ante el juez 62 con funciones de control de garantías, quien legalizó su captura y le imputó el delito de homicidio con dolo eventual.

La Fiscalía lo recriminó por “mostrar menosprecio” a los llamados públicos que hacen las autoridades para que las personas no conduzcan embriagadas. Cabrera no aceptó los cargos cuando el juez le preguntó. Fue enviado a la cárcel Modelo.

REDACCIÓN JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.