La madrastra del cuento

La madrastra del cuento

notitle
24 de julio 2013 , 05:48 p. m.

Del promisorio director y guionista vasco Pablo Berger, una parodia sevillana que transforma el cuento de hadas clásico de los hermanos Grimm en cruel y perversa comedia muda. Su simpática ópera prima (Toremolinos 73) ya recreaba una disparatada situación familiar. Esta vez nos sorprende con la extraña hermosura del blanco y negro, sujeta al estilo de una vieja cinta de toreros andaluces años veinte. Fusiona el género fantástico de naturaleza infantil y lo traspone a un ambiente musicalizado inconfundiblemente español; inventa, también, el mito de una Carmen torera desde niña acechada por su arpía madrastra.

“Hay que sentir la magia y el terror de este cuento gótico” –son palabras del ya cincuentón Berger–. En efecto, la sufrida doncella maltratada de nombre Carmen lucha por conquistar los ruedos y brillar en ambientes taurinos, pero tiene que sortear los obstáculos o burladeros de una mala de verdad bautizada Encarna. Esta última maneja una gama de recursos histriónicos literalmente encarnada por la madrileña Maribel Verdú –presente en Bogotá para inaugurar la II Muestra de Cine Español–.

Además de ciertos giros dramáticos entre sadomasoquistas y necrofílicos, su novedad radica en el formato asociado por coincidencias de fechas a la tan laureada cinta francesa filmada en Hollywood (The Artist). Sin perder su condición de película muda, adornada de viñetas o cartones dialogados, se trata de ambientar con gran salero cómo sería un melodrama para adultos reprimidos de la época. Saltan a la vista elementos propios de la hispanidad: guitarras, pasodobles, castañuelas, mantillas y... enanos toreros que alternan con majas o manolas.

Es calificada de insólita y maravillosa. Lo dijo el crítico Carlos Boyero en El País: “Su estética es poderosa e insólita en el tratamiento”. Mientras que la exitosísima El artista nos trasladaba con mucha ingenuidad al tema del espectáculo musical de “nace una estrella y muere otra”, con el trasfondo del menos bailado filme parlante, esta oscura y divertida versión adulta del legendario cuento blanco merece toda la atención para ser disfrutada a plenitud. Porque “además de su fascinante poder visual, combina maravillosamente el humor negro, la sátira social y un tono cercano al gran cine expresionista alemán” (diario La Vanguardia).

laurens@etb.net.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.