Malos manejos en el Plan de Ordenamiento del lago de Tota

Malos manejos en el Plan de Ordenamiento del lago de Tota

La auditoria hecha por La Contraloría General reveló que los recursos invertidos son ineficientes.

23 de julio 2013 , 10:36 p.m.

El Plan de Ordenamiento y Manejo del lago de Tota, pese a configurarse por excelencia como un instrumento de ordenamiento y haber sido formulado desde el 2007, no se ha implementado.

Esta es la principal conclusión de la evaluación que le hizo la Contraloría General de la República a la gestión de las entidades involucradas en la recuperación y conservación de este ecosistema boyacense.

“Los recursos financieros invertidos son mínimos frente a las necesidades de inversión en proyectos para el saneamiento de los vertimientos”, señala el estudio de la entidad.

Agrega que se requiere definir estrategias que superen las prácticas inadecuadas en el sector agrícola, como la utilización de gallinaza y otros productos, con su consecuente efecto del fenómeno eutrófico (incremento de sustancias nutritivas en aguas dulces) y químico producido por el cultivo de cebolla.

“Los recursos que se han invertido presentan deficiencias en su manejo, incumpliéndose normatividad inherente y sin que, en algunos casos, consigan los resultados esperados con su ejecución”, dice el informe de la Contraloría.

Advierte también que la importancia hidrobiológica del ecosistema no se ha considerado a cabalidad y con los correspondientes estudios técnicos que permitan la toma de decisiones acertadas para la exploración y explotación de hidrocarburos (petróleo, gas).

“Los municipios no han ejecutado las obras requeridas para contar con plantas de tratamiento de aguas residuales y controlar los diferentes vertimientos existentes, por lo que el lago permanece en estado de contaminación de sus aguas, pese a que estas son requeridas para algunos acueductos veredales y municipales”, afirma el estudio.

Según la Contraloría, las actividades turísticas, piscícolas y de explotación pecuaria dentro del lago generan efectos en su cuerpo de agua que no son debidamente estimados.

“Con respecto a la exploración sísmica y de hidrocarburos, que realiza la empresa Maurel & Prom en la cuenca hidrográfica del lago de Tota, se generan impactos culturales y ambientales”, indica el informe.

REDACCIÓN BOYACÁ SIETE DÍAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.