¿Puras reliquias?

¿Puras reliquias?

notitle
20 de julio 2013 , 08:23 p. m.

Colombia anuncia que enviará a EE. UU. una comisión que le exigirá al presidente Obama aclarar las revelaciones de Snowden sobre las actividades de espionaje practicadas en Colombia. Supongo que será para aparentar que se defiende la dignidad de la patria. Porque llevamos años, no solo fomentando oficialmente la cooperación de la inteligencia gringa, sino suplicándoles a sus espías que ayuden con información a la Policía, al Ejército, a la Fiscalía en su lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.

El asunto es que, según The Economist, el espionaje bajo la era Obama se ha sofisticado tanto que funciona así: “El sistema (de espionaje) involucra a jueces de una corte secreta, que emiten órdenes secretas de recolección de datos, imponiéndoles el secreto a sus recipientes. Unos legisladores informados en secreto supervisan el proceso. Y las opiniones legales que gobiernan el proceso también son secretas”. ¡Mucho éxito a la comisión colombiana que viaja a pedirle explicaciones a Obama!

En lugar de perder el tiempo en eso, la Cancillería debería hacerle a Cuba unas preguntas, esas sí pertinentes.

No tengo tan claro, como dice el expresidente Uribe, que las 240 toneladas métricas de armamento cubano descubierto en el barco coreano Chong Chon Gang tuvieran como destino a Colombia. Por lo tanto, me limito a lo que se ha publicado sobre el tema.

Como Corea del Norte no oculta su interés en desarrollar armamento nuclear, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas le tiene prohibido a ese país importar o exportar armas. Cuba argumenta que lo que transportaba el Chong Chon Gang es armamento defensivo desueto, que data de mediados del siglo XX. Lo cual parece ser cierto. Pero no le quita gravedad a que Corea, al transportar el armamento cubano, violó múltiples resoluciones de la ONU. Su prohibición no distingue entre armamento operacional o funcional. Hablamos de dos sistemas antiaéreos de misiles SA-2, partes y repuestos de otros 9 misiles, 2 jets MIG-21 y 15 motores para este tipo de aviones.

¿Por qué los 35 tripulantes del Chong Chon Gang se resistieron violentamente a la requisa panameña?

¿Por qué intentó suicidarse su capitán?

¿Por qué el manifiesto de carga no mencionaba el armamento?

¿Qué sentido tiene que Cuba envíe a Corea tanta reliquia bélica para que sea reparada y devuelta a Cuba?

¿Por qué el azúcar que parapetaba las reliquias estaba empacada en bolsitas plásticas y no en sacos, como se transporta este tipo de carga? ¿Para mayor camuflaje?

La CNN recoge la advertencia de que podríamos estar ante una pista muy delicada de posibles acuerdos armamentísticos entre Cuba y Corea. ¿Esto no debería interesarle a Colombia? ¿Que Corea pueda llegar a abastecer a Cuba con armas nucleares, ahora que los rusos no le jalan?

Casi hay una guerra nuclear en octubre de 1962, cuando la Unión Soviética envió a Cuba, durante la Guerra Fría, unos misiles que planeaban dirigir contra los EE. UU. Los soviéticos mantuvieron varios días al planeta en vilo, ante la posibilidad de oprimir el botón. Hoy ese botón podría estar bajo el dedo de Corea del Norte.

Pero, apartándonos de los intereses de la seguridad norteamericana, Colombia debería pedirle oficialmente a Cuba una explicación. Somos el único país de América Latina azotado por una guerrilla terrorista, apoyada por Venezuela, con dinero suficiente para armarse hasta los dientes. Cuba, además de socio del gobierno venezolano, es el país anfitrión del proceso de paz con las Farc. ¿De qué lado quedarán los Castro ante la eventualidad de que al gobierno colombiano le toque pararse de esa mesa –Dios no lo quiera–? ¿Y de qué lado, las armas con las que Corea del Norte estaría abasteciendo al régimen de la isla?

Ojalá al gobierno Santos no se le haga tarde para hacerle todas esas preguntas al gobierno de Cuba.

Cuando el río suena… Increíble que Cristinita Kirchner haya venido hasta Colombia a oír tangos.

María Isabel Rueda

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.