Secciones
Síguenos en:
Editorial: Un candidato deprimido

Editorial: Un candidato deprimido

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de julio 2013 , 07:12 p. m.

El político chileno Pablo Longueira Montes, del partido Unión Democrática Independiente (UDI), ha renunciado a su candidatura a la presidencia por culpa de “un cuadro de depresión médicamente diagnosticado”.

Faltan aún cuatro meses para las elecciones, que si fueran hoy serían dominadas por la expresidenta Michelle Bachelet, pero Longueira, de 55 años, que era el candidato del oficialismo, ha preferido aceptar de una buena vez –en palabras de su hijo– que “hay momentos en la vida en que uno propone y Dios dispone y frente a ello hay que tener la humildad de corazón para reconocer que hay dificultades que superan nuestras fuerzas”.

No es nada usual que un candidato renuncie a sus aspiraciones por cuenta de una depresión. Es cierto que la historia está llena de aspirantes y de funcionarios públicos que tuvieron que dejar sus cargos a causa de enfermedades, pero este bien puede ser el primer caso en que tal cosa ocurre por cuenta de un desorden mental. Y quizás se esté haciendo mucho menos de lo que se debería: si algo prueba el episodio de Longueira, que en un primer momento podría recibirse con cinismo y llevar una vez más a desestimación de las clases dirigentes, es que los gobiernos están sin falta en manos de seres humanos que no siempre llevan las riendas de sus propios nervios.

Longueira entró a la política en el medio de la dictadura y siempre en la derecha. Trabajó en la administración de Pinochet como asesor del Ministerio de Vivienda y Urbanismo. Fue elegido diputado, a los 32 años, apenas regresó la democracia a su país: en 1990. Se convirtió en senador en el 2006 y empezó a exponer sus posturas conservadoras frente a los temas álgidos. En el 2011 fue llamado por el actual gobierno de Sebastián Piñera a ejercer el cargo de ministro de Economía.

Podría interpretarse su cansancio profundo como una señal de la crisis en la que se encuentra la derecha chilena con miras a los comicios de noviembre. Más allá de las lecturas entre líneas, es claro que, del otro lado del espectro, la candidata Bachelet –que en las primarias dobló en votos al oficialismo– sigue probando su vitalidad y confirmando el respaldo del pueblo de Chile.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.