Editorial: El legado de Mario Laserna Pinzón

Editorial: El legado de Mario Laserna Pinzón

16 de julio 2013 , 08:24 p. m.

 El profesor Mario Laserna Pinzón murió ayer, a pocas semanas de cumplir los 90 años, en Ibagué. Fue embajador, legislador y rector de dos de las más importantes universidades de Colombia, pero quizás el título que más lo honró haya sido el de “profesor”, y tal vez su gran legado, el de haber pensado a fondo en los retos que enfrentaba la educación superior del país. Fundó su obra más visible, la emblemática Universidad de los Andes, cuando solo tenía 25 años. De su paso por la Universidad de Columbia, donde estudió matemáticas, humanidades y física, trajo lo mejor de la academia norteamericana: el empeño de que las ciencias no perdieran de vista las humanidades. Personajes como el físico Albert Einstein, el matemático John von Neumann y el dramaturgo Thornton Wilder le sirvieron de consejeros. Era, sin embargo, el primer capítulo de una vida que más bien pareció una novela de aventuras. Estudiaría filosofía, tanto en Princeton como en Heidelberg. Sería nombrado rector, tanto de la Universidad de los Andes como de la Universidad Nacional. Fundaría un periódico, el diario El Mercurio, en plena dictadura. En 1968, a los 45 años, sería elegido concejal de Bogotá por el Partido Conservador. Luego dirigiría el diario La República. Y más tarde, en los siguientes quince años de su vida, representaría al país en Francia, Alemania y Austria. Y a su regreso, en 1991, en muestra de su mente visionaria y, a su modo, liberal, y de su convencimiento de que lo fundamental era hacer algo entre todos por Colombia, fue senador por la recién formada Alianza Democrática M-19.

Siempre dio clases. Y hasta sus últimos años lo alivió la innegable vocación por el conocimiento, que lo acompañó desde sus días de estudiante. Mario Laserna vivió en una familia que mantuvo su legado. Y no se fue del mundo, hay que decirlo, sin haberle sido reconocidos sus esfuerzos. La comunidad educativa tuvo claro hasta ayer, y sin duda lo sabrá desde ahora, que fue un educador incansable, que exploró con temple y éxito todas las maneras posibles de dar al país un ejemplo de honradez, trabajo y coraje. Cada vez se irán enterando más y más personas de la buena noticia que fue su paso por la vida.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.