Protestas de ciudad y protestas de campo

Protestas de ciudad y protestas de campo

notitle
12 de julio 2013 , 05:44 p. m.

 Las protestas colombianas están localizadas en distintas partes del territorio. La más reciente ha sido la del Catatumbo, que lleva más de un mes. Y se anuncia para agosto un nuevo paro agrario.

Las colombianas no son, por ahora, protestas de la clase media, como en Brasil, centradas en las ciudades, que se desatan de un momento a otro ante cualquier decisión gubernamental, por insignificante que pueda parecer. Y en las cuales no se infiltran los políticos porque, por el contrario, se rechazan los partidos, las autoridades, los gremios y, sobre todo, la corrupción. Allá son las expectativas de mejora de una creciente clase media las que mandan la gente a las calles para presionar mejores servicios públicos, menos corrupción, más transparencia en el Gobierno y la continuación del crecimiento económico.

Aquí las protestas se localizan lejos de las ciudades principales, en el campo, y sacan a relucir problemas existentes hace mucho tiempo, que no han tenido solución y que no se resuelven localmente por acción de las autoridades municipales o departamentales. Por el contrario, le ‘caen’ al Gobierno Nacional, que tiene que improvisar comisiones de viceministros para formular a la carrera programas especiales y comprometerse a realizarlos.

Hay otra diferencia con las protestas en los otros países emergentes. Mientras que allá las manifestaciones son en contra de la politiquería y la corrupción, aquí los políticos y los movimientos al margen de la ley pescan en río revuelto. Oportunistamente utilizan la protesta para beneficio propio. Es increíble que el expresidente Uribe hubiera ido al Catatumbo el sábado anterior. ¿A qué? ¿A oponerse al presidente Santos y a buscar votos para su propio movimiento de protesta? Y si el expresidente hace política con la protesta, ¿por qué los diversos exponentes de las clases políticas regionales –los de la ‘parapolítica’, la ‘farcpolítica’, la narcopolítica, la ‘corruptopolítica’, etc.– no lo pueden hacer?

Las protestas en Brasil han puesto a pensar a mucha gente, han golpeado la popularidad de la Presidenta y han obligado al Gobierno a echar para atrás algunas medidas impopulares. Los medios internacionales han recogido el tema para reflexionar sobre sus causas, su manejo y sus consecuencias. Para The Economist, por ejemplo, las protestas pueden servir para “mejorar la democracia en los países emergentes –y eventualmente en la Unión Europea–” (29 de junio).

En Colombia, las protestas actuales y las que vengan en el futuro debieran servir para repensar muchas cosas. Fernando Cepeda se refería el lunes de esta semana, en esta misma página, a ‘la crisis de la descentralización’, porque en la protesta del Catatumbo brillan por su ausencia las entidades territoriales y las organizaciones de la sociedad civil. Y el profesor de la Universidad de Harvard James Robinson –colombiano por adopción–, en un ensayo reciente publicado en una revista internacional (Colombia: Another 100 years of solitude? , Current History, February 2013), anotaba que “los males colombianos se derivan de la manera en la cual el país ha sido gobernado”. En su opinión, “las élites políticas que residen en áreas urbanas, particularmente en Bogotá, han delegado la administración del campo y de las otras áreas periféricas a las élites locales. Estas tienen libertad para actuar como les parezca, aun para hacerse representar en la legislatura, a cambio de apoyar y no desafiar a las élites del centro (...). El resultado ha sido la maldición del caos y la ilegalidad”.

La mala organización territorial, la mala política y el mal gobierno están en la raíz de la protesta colombiana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.