Secciones
Síguenos en:
Holandeses protegen a menores en Medellín

Holandeses protegen a menores en Medellín

Una Fundación recibe a extranjeros voluntarios que cuidan derechos de menores en situación de calle

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de julio 2013 , 11:20 a. m.

Entre calles atestadas de carros, talleres de mecánica y el ruido de la música que sale de las cantinas de Barrio Triste, en el Centro de la ciudad, la holandesa Stephanie Blokzjil, enseña técnicas de respiración, formatos y construcción de personajes.

Con su español, aún imperfecto, la joven rubia se convierte una vez a la semana en la maestra de teatro de decenas de niños y jóvenes de diez hogares de paso como Poder Joven que alberga, en la jornada contraria a la escolar, a 47 menores que viven en inquilinatos o transitan habitualmente por esta caótica zona.

Stephanie, es una de los cinco voluntarios que vinieron de Holanda para aportar con sus conocimientos a la protección de los menores de Medellín, a través de actividades artísticas, educativas y recreativas, que realiza la Fundación Caminos.

Llegó hace un par de meses a la ciudad con un proyecto de trabajo, pero también con la idea de colaborar con sus conocimientos: “Más allá de las clases de teatro lo que genera el arte es la disciplina y la confianza en sí mismo. Eso aporta más que estar en la calle aprendiendo cosas negativas”.

Descubrir sus fantasías, pensamientos, talentos y enseñarles a contar sus historias en diferentes formatos, es la labor de esta extranjera que vino a una ciudad muy moderna pero con mucha pobreza por eso “hay muchas cosas por hacer aquí”.

Cada semana, esta mujer de 30 años visita un hogar diferente. La Alegría, Miraflores, Jardín de Amor, La Aldea, Don Bosco y Presencia Colombo Suiza, son algunas fundaciones donde ella realiza programas artísticos, pedagógicos y de promoción de lectura.

La Fundación Caminos nació hace siete años por idea del también holandés Eddy Veldhuisen, para trabajar con niños habitantes de calle. Sin embargo, ante las dificultades, se crearon estrategias para trabajar en hogares de paso y fundaciones.

Su compañera, la colombo holandesa Irene Juffermans ingresó como voluntaria para promoción de lectura, un área de la Fundación que inculca en los niños y jóvenes de los hogares –más de 150 en situación de calle, problemas de drogadicción y de entornos familiares difíciles– la cultura de leer y escribir.

Ahora, la trabajadora social hojas de vida de cada uno de los niños de estas diez fundaciones, ubicadas en zonas de riesgo de Medellín, para seguir su proceso sicológico y de aprendizaje.

“Para nosotros Colombia es un país que está mejorando. Pero ya viviendo aquí, vemos que hay mucho por hacer, en especial con los niños. Lo que queremos es ofrecerles oportunidades, educación de una forma amigable, apasionarlos con estos temas donde pueden buscar un futuro o mantenerlos alejados de los riesgos. Yo quiero crear una fundación aquí”, asegura.

Así, con actividades cuyo fin es la prevención del riesgo y disminuir problemas de atención, agresividad y comportamiento de estos niños y jóvenes, el grupo de holandeses de la Fundación Caminos trabaja silenciosamente para orientar y llevarlos a una mejor percepción del futuro y de sus proyectos de vida.

Angélica Cervera
Redactora de ADN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.