Y Colombia, sin estrategia

Y Colombia, sin estrategia

notitle
29 de junio 2013 , 08:23 p.m.

Da la impresión de que en el pleito limítrofe marítimo entre Colombia y Nicaragua hay dos ritmos.

Los nicaragüenses parecen saber perfectamente hacia dónde van desde hace 33 años, cuando el gobierno sandinista declaró unilateralmente inválido el Tratado Esguerra-Bárcenas de 1928; hasta hoy, cuando, después de haber resultado Nicaragua superfavorecida con el fallo de La Haya, el gobierno de Daniel Ortega acelera en sus pretensiones para alargar hasta donde sea posible su plataforma continental, que, de prosperar, enclavaría al archipiélago de San Andrés por el oriente.

Mientras tanto, la defensa de Colombia parece marchar en cámara lenta, o no marchar del todo. El Gobierno no da muestras de tener estrategia y más bien, de estar semicruzado de brazos, aunque la canciller Holguín asegure lo contrario.

Cuando se contrató al bufete de abogados inglés Volterra Fietta para que estudiara un posible recurso de Colombia frente al fallo de La Haya, nos prometieron que, apenas se conociera su concepto, nos revelarían la estrategia de defensa de Colombia. Dicen que hace un mes ese concepto lo tiene la Canciller. ¿Sus frecuentes compromisos internacionales le habrán permitido conocer su contenido? ¿Ya lo habrá discutido con el Presidente? ¿Qué habrá opinado el equipo de expertos contratados por el Gobierno para asesorar al país en su defensa? ¿Sigue Julio Londoño como agente de Colombia ante La Haya o hay un agente nuevo? No sabemos. No sabemos nada.

Entre tanto, la gobernadora de San Andrés, Aury Guerrero, reflejando el desconcierto de los sanandresanos, también le pide al Presidente que, cuanto antes, fije una posición. Él se ha limitado a decir que el más reciente reclamo de Nicaragua es “solo una provocación” que podría obligar a Colombia a tener una respuesta más fuerte. ¿Qué querrá decir todo eso?

Y mientras el canal interoceánico, para cuya construcción y explotación ha sido contratado el empresario chino Wang Jing, es trivializado por connotados especialistas colombianos, el chino Wang da una rueda de prensa desde Beijing e informa al mundo que no permitirá que su proyecto se vuelva un chiste internacional ni se burlen de la China. Y anuncia que sus principales asesores en el negocio del canal serán la prestigiosa firma McKinsey y nada menos que la compañía china de ferrocarriles (fuente: AP).

Si incluso el Gobierno cree que lo del canal es pura ficción, ¿por qué renunció del equipo asesor del país para su defensa contra Nicaragua el respetado y pulcro internacionalista Rafael Nieto Navia, cuando se supo que su yerno Stephen Donehoo resultó gerente y socio de McLarty Associates, otra prestigiosa firma que asesora a HKND, la firma del chino Wang Jing? Una de dos. O todo lo del canal es una bobada, o es real, hay un multimillonario proyecto de por medio y va rumbo a convertirse en un reto para la China y en un desastre ambiental para el planeta.

Cuando perdimos a Panamá, varios anunciaron lo que le venía a Colombia. Uribe había denunciado el interés de los panameños de independizarse y hacer su canal financiado por EE. UU. Los embajadores Carlos Martínez Silva y José Vicente Concha lo anunciaron como embajadores en Washington y renunciaron ante la indiferencia. Y el senador Pérez Soto le advirtió al presidente Marroquín que no nombrara gobernador de Panamá a José Domingo de Obaldía, porque este era proclive a la secesión. Lo curioso, según el historiador Juan Esteban Constaín, es que “la separación de Panamá se dio, también en parte, por el miedo de los panameños a que los gringos hicieran el canal interoceánico de Nicaragua... ¡¡¡El de ahora!!!”.

Prueba reina: el Congreso de EE. UU. ya había aprobado una partida de 150.000 dólares para el canal nicaragüense. ¿Por qué más de un siglo después a alguien le parece que es una locura?

Cuando el río suena… Qué ironía que el presidente Correa ofrezca escampadero a los perseguidos por haber revelado la verdad.

María Isabel Rueda

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.