Gilma Jiménez, luchadora, hincha de Santa Fe y defensora de los niños

Gilma Jiménez, luchadora, hincha de Santa Fe y defensora de los niños

ELTIEMPO.COM le rinde un homenaje a la senadora Gilma Jiménez.

notitle
29 de junio 2013 , 07:09 p.m.

Trabajadora social de profesión y madre de dos hijos, Gilma Jiménez llegó al Senado en 2010, como abanderada de los derechos de los niños y las niñas y se convirtió en la vocera del Referendo que busca castigar hasta con prisión perpetua los delitos de lesa humanidad cometidos contra los niños y las niñas, iniciativa que no pudo ver concretada en las urnas.

Su trayectoria en la vida pública estuvo ligada estrechamente al ex alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, quien la nombró directora del Departamento Administrativo de Bienestar Social del Distrito, hoy Secretaría Distrital de Integración Social, entre 1998 y 2002. Su desempeño en ese cargo estuvo al frente de uno de los temas que generó más polémica en esa administración: la recuperación del sector conocido como El Cartucho.

La gestión en esa entidad distrital le valió el reconocimiento como mejor funcionaria pública en 2000 y la catapultó hacia el Concejo de Bogotá, donde fue elegida durante dos períodos consecutivos, desde 2004 hasta 2010.

En el cabildo distrital comenzó la tarea que la llevaría a ser reconocida como una defensora a ultranza de los derechos de los niños y las niñas. Entre los acuerdos que sacó adelante están el polémico muro de la infamia, donde se exhibían imágenes de violadores y abusadores de menores, iniciativa que luego fue tumbada por la Corte Constitucional.

También impulsó la prohibición de las chiquitecas, el acceso a métodos anticonceptivos gratis y el elevamiento de los parámetros de calidad de los jardines infantiles.

Su gestión fue reconocida en el año 2009 por EL TIEMPO Casa Editorial, que la escogió como el personaje del año.

Del Concejo, Gilma Jiménez se presentó como candidata al Senado de la República por el Partido Verde y fue elegida con una de las mayores votaciones en el país, con 210 mil sufragios. En la Cámara Alta hizo parte de la Comisión Séptima, de la que era su actual vicepresidenta

La lucha por el referendo

Pero sin duda, la iniciativa que más le valió reconocimiento y en la que enfocó sus esfuerzos durante los últimos años de su vida fue el referendo con el que pretendía que los violadores y quienes cometieran delitos atroces contra niños y niñas recibieran hasta prisión perpetua.

El contenido central del referendo busca incluir en la Constitución una dura sanción contra los abusadores de menores: "Con relación a los delitos de homicidio doloso, violencia y explotación sexual, maltrato severo y secuestro, cometidos contra menor de 14 años de edad, o menos, con discapacidad física o mental, podrá aplicar la pena de hasta prisión perpetua de acuerdo con la ley", dice el texto.

La senadora comenzó a impulsar la iniciativa desde 2008, cuando inscribió ante la Registraduría Nacional más de dos millones de firmas de apoyo. El proyecto llega al Congreso en 2009 y es aprobado en sus cuatro debates. Sin embargo, la Corte Constitucional lo declara inexequible por fallas de trámite y procedimiento y ordena que regrese al Legislativo para que los errores sean subsanados.

Pero esta vez, la propuesta no cuenta con el respaldo de los colegas de Gilma Jiménez y el proyecto se hunde en tercer debate en la Cámara de Representantes. La senadora, sin embargo, no quiso rendirse y decidió que la iniciativa debía llegar hasta los tribunales internacionales.

"Notificados quedan los abusadores de los niños y las niñas. Esto aún no termina, vamos a seguir insistiendo en la prisión perpetua, esta vez desde una corte internacional", advirtió Jiménez en ese momento.

Su objetivo era elevar un requerimiento ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y pedir que se obligue al Estado colombiano a convocar a las urnas para que "los colombianos tomen una decisión" y "se proteja el derecho a la participación" de las dos millones de personas que firmaron a favor de establecer esa sanción a través de un referendo.

Y el 8 de marzo de 2008, dio el último paso en su larga batalla por el referendo. “Acabo de radicar la demanda sobre el Referendo de Prisión Perpetua ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por no permitir a los colombianos participar y utilizar este mecanismo de participación”, publicó en su cuenta de Facebook, junto con una foto que la muestra al frente de la sede de la OEA en Washington.

Su vida terminó a la espera de una respuesta por parte de la OEA a su requerimiento.

REDACCIÓN ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.