En Santa Marta, desmovilizados terminan su ciclo de reinserción

En Santa Marta, desmovilizados terminan su ciclo de reinserción

En el 2014 deberán ser 350 los que culminen el proceso satisfactoriamente.

28 de junio 2013 , 06:59 p.m.

A Édgar Enrique Hernández Maestre no le da miedo decir su nombre completo ni tampoco reconocer que hizo parte de un grupo armado ilegal, porque las mismas manos que tiempo atrás empuñaron y dispararon un fusil, le sirven hoy para ganarse la vida legalmente y de cierta forma, resarcir a la sociedad que pudo haber dañado cuando estaba en el monte y vestido de camuflado.

Él, hace parte del grupo de trece personas que recibieron en un acto simbólico de la Asociación Colombiana para la reintegración (ACR), un certificado por haber cumplido todos las etapas del proceso de reinserción a la vida civil, que incluye terminación de estudios primarios y secundarios; capacitaciones técnicas y tecnológicas; ayuda psicológica y trabajo social.

“Mi proceso arrancó el 3 de febrero de 2006 cuando los comandantes de mi grupo decidieron entregar las armas”, comenta Édgar. Además, aclara que tuvo que vencer las dificultades que se le fueron presentando a lo largo de estos siete años y sortear con inteligencia las frecuentes invitaciones de compañeros de armas que siguieron delinquiendo.

Desde su llegada a Santa Marta, tuvo siempre un sueño “ser bachiller del Liceo Celedón”, comenta con voz entrecortada. Y lo logró, hoy es graduado del mismo plantel donde estudió también el fallecido compositor Rafael Escalona, también es técnico en cocina del Sena y según él, el único desmovilizado que ha cocinado para todos los Generales del Ejército Nacional, hoy día tienen un trabajo estable y una familia.

“Cometimos errores en el pasado, nos desviamos del camino, pero estamos luchando para devolverle algo a la sociedad a la que tanto daño hicimos”, reflexiona. Y es ese según José Nicolas Wild, director del Centro de Servicios de la ACR en Santa Marta, el rechazo social, el principal problema que tienen que afrontar quienes emprenden el camino de la reintegración.

Wild, espera que al finalizar el año cerca de 140 personas reciban este reconocimiento y “a finales del 2014 deberán ser 350 participantes los que hayan terminado satisfactoriamente este proceso”, sentenció. igualmente, se mostró optimista por las posibilidades laborales y sociales que le esperan a los que acaban de finalizar el ciclo.

Por su parte, Hernández Maestre, quien tomó la vocería por los graduandos, invitó a quienes iniciaron el proceso y por las dificultades que se le fueron presentando se alejaron a “que reflexionen, que recapaciten, que piensen en la familia que dejaron y regresen, para que puedan disfrutar de la felicidad que produce estar tranquilo en el hogar”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.