Adultos, principales responsables de muerte por ahogamiento en niños

Adultos, principales responsables de muerte por ahogamiento en niños

Bolívar y Boyacá son los departamentos con mayor número de muertos por esta causa.

notitle
28 de junio 2013 , 06:44 p.m.

El receso escolar está en curso. Los niños se encuentran en su período vacacional y con esto la realización de actividades recreativas, entre ellas, ir a la piscina, al río o a la playa.

Según las cifras de Medicina Legal (ML) la muerte en niños por sumersión o ahogamiento constituye la tercera causa de los decesos en menores de edad, en caso de muertes accidentales, siendo el primer motivo las infecciones respiratorias y en segundo puesto, el cáncer.

En diálogo con el ELTIEMPO.COM el doctor Pedro Morales Martínez, subdirector de Servicios Forenses de ML, explicó que existen tres diferentes tipos de muertes por accidente: los provocados por alguien, por la naturaleza, o por la misma persona. “Si hablamos de un accidente provocado por alguien, pues los más frecuentes serían los accidentes de tránsito, los accidentes por naturaleza podría ser una avalancha o un rayo y los accidentes provocados por uno mismo serían, cuando alguien está efectuando una actividad y hay un infortunio, aquí entraría el ahogamiento. Los niños mueren por esta razón cuando están en actividades recreativas”, señaló el funcionario.

Tipos de ahogamiento

William Castro, médico de Medicina Legal, aclara que una persona muere ahogada cuando el agua impide la entrada del oxígeno, porque al aspirar es líquido lo que entra al pulmón y esto dificulta la respiración, por ende va a tener la falla respiratoria y consecuencia de esto, el individuo puede sufrir hipoxia en el tejido cerebral, es decir, que no llega oxígeno al cerebro. “La persona se muere por la dificultad de obtener el oxígeno o el aire, porque tiene una barrera que impide captarlo, que es el agua, entonces al tratar de respirar lo que inhala es agua”, explica el galeno.

Morales, por su parte, da el siguiente ejemplo: “digamos que estoy en una lancha y de golpe me caigo, entonces cuando mi cara, nariz y boca entran en contacto con el agua hago un reflejo que produce un broncoespasmo, inmediatamente se cierran las vías respiratorias”. Pero existe otra forma: “la otra es cuando se respira debajo del agua, este es el clásico” cuenta el doctor Morales. Se refiere a cuando la persona entra al agua, sale, respira, para luego hundirse otra vez, y después coger más aire, “como en las películas, entra y sale, pero cada vez el lapso es más pequeñito, entonces de golpe se le descontrola el sistema respiratorio y usted respira dentro del agua, así el oxígeno es reemplazado por el agua y en ese momento muere, pero primero se agota” aclara Morales. Infografía: Aquí las cifras de muertes por ahogamiento de niños por edades, departamentos y sexo.

Leyes de seguridad

Colombia cuenta con una ley aprobada por el Congreso en 2008 que es la norma 1209 por medio de la cual, se establecen reglamentaciones de seguridad al construir una piscina y hacer uso de ella.

Sin embargo para el doctor Morales, la implementación de estas normativas no reduce el riesgo de muertes accidentales, “usted puede tener todas las normas de seguridad, pero es una actividad que de todas formas tiene riesgos, porque los niños no saben nadar, los niños se ahogan en cuestión de minutos”, asevera. Por eso, en lo que doctor Morales es enfático es que el factor más importante para evitar el ahogamiento de un niño es la vigilancia de un adulto, porque ese es un accidente, que si se interviene inmediatamente, le puede salvar la vida a la persona.

Recomendaciones de Medicina Legal

“Este es un problema de los papás”, dice Morales. Lo primero que recomienda Medicina Legal es que los padres acompañen a sus hijos en las actividades recreativas, sin ningún tipo de distracción, además la entidad recalca la importancia de no dejar a los niños solos y menos dejar que niños cuiden a otros menores.

Otra de las sugerencias que dan es acudir a sitios donde haya personas especializadas en primeros auxilios y salvavidas.

No se debe mezclar actividades recreativas en piscinas, ríos o en el mar, con otras, como la ingesta de licor.

Para Morales existe un problema. “Que los niños duran en la piscina todo el día, esto implica que los adultos deberían hacer turnos, o lleguen a un acuerdo para cuidar a los pequeños”.

Otra cosa importante es enseñarles a nadar. Entre la educación básica de una persona debe contemplarse esta actividad, “porque se ahogan más los que no saben nadar” asegura el funcionario.

REDACCIÓN ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.