La primera alcaldesa de Colombia

La primera alcaldesa de Colombia

Susana Awad fue una de las promotoras del voto femenino en el país.

notitle
27 de junio 2013 , 08:46 p.m.

“Cuando mis nietos estaban en el colegio les preguntaban quién había sido la esposa de Bolívar, y ellos decían que yo”, aseguró, con una gran carcajada, María Susana Awad de Ojeda, primera alcaldesa de Colombia. (Ocaña- 1961).

Esta mujer nació en Río de Oro, Norte de Santander, el 25 de diciembre de 1919, en el seno de una familia de comerciantes y docentes. Su padre era un libanés que vendía telas y abarrotes en Aguachica y exportaba café, quina y tagua hacia Europa.

A medida que fue creciendo aprendió a tejer y montó su propia modistería en la que cosían cinco mujeres (con telas de su padre), que ganaban un porcentaje por cada venta.

El lugar era muy cotizado por las mujeres de Ocaña, pues ellas se reunían no solo a comprar la ropa, sino también a discutir sobre temas sociales y políticos con Susana, quien trataba de cambiar la mentalidad de ellas frente a las represiones sociales que sufría la mujer en esa época.

La llegada de Jorge Eliécer Gaitán a Ocaña, en 1947, marcó el inicio de su vida política, al formar el Grupo Regional Femenino, para darle la bienvenida al líder político. Después de la muerte de Gaitán, Susana y su esposo Pedro Julio Ojeda crearon un grupo para mantener la comunicación de la dirigencia liberal del departamento, en cabeza de Virgilio Barco y los directores del periódico La Opinión, quienes se encontraban en Cúcuta y recibían orientación desde Bogotá.

“Me llegaban mensajes de Virgilio y debía transportarlos en los senos hasta llegar donde mis compañeros liberales para darles a conocer las indicaciones que mandaban desde Bogotá”, contó Awad. Estos personajes políticos junto a las noticias de los movimientos feministas (donde participaba María Currea y otras líderes), que luchaban por el voto femenino impulsaron a Susana a promoverlo en Colombia.

“Mi madre siempre ha tenido una orientación liberal que la ha llevado a luchar por los derechos de las mujeres”, dijo David Ojeda Awad, hijo de Susana Awad.

Fue así que, el 1 de diciembre de 1957, 300 mujeres participaron por primera vez en el plebiscito que buscaba aprobar las reformas a la constitución hechas por la Asamblea Constituyente de 1954, donde se le daba a la mujer el derecho a votar.

En un camión cebollero, que le prestaron unos hombres a Susana, bajó a las señoras desde las veredas cercanas de Capitán Largo, Chapinero y las Rojas. “Lo más emocionante fue ver cómo las mujeres sacaban su dedo untando con la tinta roja”, expresó con felicidad.

En esa época las mujeres se identificaban con la partida de bautizo o de ‘oídas’, es decir, porque alguien las conocía.

La actividad política de esta líder ocañera hizo que el 17 de octubre de 1961 fuera nombrada como alcaldesa de Ocaña, por el gobernador de Norte de Santander Eduardo Cote Lamus, convirtiéndose en la primera alcaldesa de Colombia. “Me escogió porque sabía que quería ayudar a la mujer para que saliera del hogar y se hiciera notar”, mencionó.

Continuó su carrera política al desempeñarse como Concejal de Ocaña, entre 1964 - 1969, fecha en la que falleció su esposo y decidió irse a vivir a Bogotá donde estudiaban sus hijos.

En 1974 quedó a cargo de la dirección de la Casa Quinta de Bolívar, tras la toma del M-19, que se llevó la espada del libertador. Desde ese entonces se convirtió en miembro de la Sociedad Bolivariana de Colombia, pues durante 18 años que estuvo en la Quinta, se enamoró de la acciones del Libertador.

Actualmente, Susana, tiene 93 años. Se dedica a tejer ropa para un costurero en el que llevan mudas a madres de escasos recursos del barrio Prado Veraniego en Suba. A su vez, le gusta sentarse por horas a leer libros de historia en su biblioteca para hacer memoria del país y conocer quiénes fueron los grandes líderes liberales.

Hace dos meses publicó un libro

A sus 93 años, María Susana Awad de Ojeda publicó el libro ‘La pluma viva de María Susana – Manuela Saenz 200 años de olvido’, con el fin de recordar el papel que tuvo esta mujer en la época de la Independencia. “Manuelita, como la llamo, es una mujer de admirar por sus grandes principios libertarios”, aseveró Awad.

Desde que estuvo encargada de la Casa Museo Quinta de Bolívar, comenzó a leer libros de Simón Bolívar donde conoció a Manuela Sáenz y se apasionó por ser ‘la libertadora del libertador’.

Este texto lo realizó porque se dio cuenta que Manuela ha estado en el anonimato por muchos años, y quiere que esta ‘heroína’ vuelva a ser nombrada por sus acciones como precursora del feminismo en América Latina.

REDACCIÓN EL TIEMPO / ZONA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.