Grancolombiano

Grancolombiano

notitle
27 de junio 2013 , 06:46 p.m.

Pero es que a quién se le ocurre preguntarnos –así: sin tener el coraje ni la cortesía de retratar de verdad a los candidatos– cuál es el gran colombiano de la historia. Y a quién puede pasársele por la cabeza que la respuesta de la mayoría va a ser una reivindicación: un boxeador, una madre que de sol a sol se parte el alma por si vivir vale la pena, un pianista de restaurante que toca Pueblito viejo con su amor no correspondido por el mundo. Detrás de la primera noticia de esta semana tan larga –detrás de aquella absurda votación convocada por The History Channel en busca de la persona que mejor nos representa– no solo se encuentra algún creativo de gafitas originales que grita “¡marica: hagamos lo que hizo la BBC pero sin plata!”, “¡güevón: en México fue súper controvertido contar la historia con una encuesta!”, en pos del rating perdido, sino que está también la muy humana y muy vana aspiración a que exista en el mundo un hombre extraordinario.

Podría pensarse que lo más diciente son los deprimentes resultados del sondeo. Que la elección del sombrío expresidente Uribe Vélez nos descubre y nos define como un remedo de nación. Pero lo más revelador de la ruidosa búsqueda de ‘El gran colombiano’, sospecho, es que se haga, que se haga tan mal y que funcione.

Funciona como funciona porque no hay nada como una esquizofrénica lista de “los mejores” para llamar por el hombro a los espectadores; porque no deja de ser un placer culposo llegar el lunes a la oficina a quejarse de que un dictador le haya quitado el puesto 19 en la general al ciclista Lucho Herrera; porque el escrutinio ha caído en el momento justo en el que los uribistas se preparan para emprender su campaña libertadora, y en las redes sociales todos los días comienza y termina una “primavera criolla” en horas de oficina.

Si se hace tan mal es porque los creativos saben bien que “el público”, esta marcha de protesta de puertas para adentro, solo necesita un barato show de televisión para estallar. Qué tipografía de lotería: El gran colombiano en doradas letras gordas. Qué música de suspenso tan triste, por Dios, qué silencios de programa de concurso: Quién quiere ser colombiano. Qué manera perversa, la de todo este proyecto, de reconocer que la historia según The History Channel no es el empeño de hacernos prójimos de los hombres del pasado y de reivindicar a los padres y a los hijos que salvaron al país de la locura como barrenderos silenciosos, sino la caricatura de “los hijos de su tiempo”, el relato de superación personal de los más votados, el texto sin contexto –la fábula pobre– de los supuestos seres superiores.

En 1968 Simon & Garfunkel le cantaron a aquel gran beisbolista gringo, en Mrs. Robinson, el ruego “a dónde se ha ido, Joe DiMaggio, una nación vuelve sus ojos solitarios hacia usted”: era el fin de los héroes. Creo que la sonada búsqueda de “el gran colombiano” es un ejercicio superado. Que en estos días en los que nadie es extraordinario pues todo el mundo lo es –en las redes sociales cada quien tiene su imagen y sus 15 centímetros de fama– preguntarse quién nos encarna entre todos los hombres es una ingeniosa jugada mediática, cómo no, pero también es una forma de mostrarle al público que aún hoy no es más que una muchedumbre que corea un nombre, que todavía vuelve “sus ojos solitarios” a sus ídolos y sigue siendo una fila de paparazis que va a dar a las películas de superhéroes.

Sospecho que un día, no muy lejano, dejará de ser así: fue una semana larga porque tenía que alcanzarnos para que cada cual la empezara gritando que “el gran colombiano” no era ese, la siguiera diciendo que “el gran colombiano” estaba en casa y la acabara descubriendo que “el gran colombiano” daba igual.

www.ricardosilvaromero.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.