Colombia se prepara ante las nuevas pretensiones de Nicaragua

Colombia se prepara ante las nuevas pretensiones de Nicaragua

Gobierno alista acciones jurídicas contra los planes expansionistas.

notitle
26 de junio 2013 , 05:02 p.m.

Colombia no se ha quedado con las manos cruzadas frente las pretensiones de Nicaragua, cada vez más desbordadas, para apoderarse de mar colombiano en el Caribe. Hay en marcha una estrategia de la cual ya se han dado algunos pasos, y, en unos días, el país conocerá nuevas acciones.

La propia Cancillería lo reconoció en el comunicado que emitió el pasado martes cuando dijo que “este Gobierno no ignoró los signos de advertencia” y en abril pasado alegó ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) sus derechos en la “plataforma continental tanto en el Caribe Occidental como en el Océano Pacífico”.

EL TIEMPO pudo establecer, además, que se preparan nuevas acciones jurídicas, que en su momento el gobierno del presidente Juan Manuel Santos revelará.

En todo caso, el alegato de Nicaragua para aumentar su plataforma continental, tampoco es nuevo. Desde que llevó a la Corte Internacional de La Haya su pretensión de reclamar soberanía sobre el archipiélago de San Andrés y Providencia, ya había expresado su intención de ir más allá y extender también su plataforma continental.

Para sectores del Gobierno Nacional y analistas, es claro que lo que hay detrás de la pretensión que el gobierno nicaragüense llevó a Comisión de Límites de la Plataforma Continental de la ONU es toda una estrategia expansionista, que no solo afecta a Colombia, sino a otros países del Caribe. Sus vecinos más afectados hasta ahora han sido Honduras, Costa Rica y Colombia.

Juan Ramón Martínez, catedrático de la Universidad del Rosario, cree que Nicaragua tiene “una estrategia muy bien planteada” que se encamina a ampliar su territorio en ultramar y tener acceso a las riquezas que puede proveerle el Caribe.

Para Martínez, las acciones de Nicaragua en este sentido, ha sido todo un éxito. Entre otras razones, porque, a pesar de su precaria situación económica, ha contratado los servicios de los más expertos internacionalistas desde hace más de tres décadas, lo que le ha dado continuidad y confiabilidad a sus alegatos en los tribunales internacionales.

En octubre del 2007 la Corte Internacional de Justicia (CIJ) estableció una nueva frontera marítima en Nicaragua y Honduras, en la que reconoció parte de los reclamos de Managua sobre el mar. Con Costa Rica tiene un litigio por la frontera terrestre.

Aumento de tensiones

Autoridades colombianas no descartan que esta nueva petición de los centroamericanos eleve las tensiones en la zona del litigio sobre la que ya la Corte Internacional de La Haya sentenció a favor de Nicaragua entregándole más de 70 mil kilómetros de mar.

En los últimos 8 meses, la Armada ha denunciado cuatro episodios de agresiones de buques pesqueros con bandera de Nicaragua a sus similares colombianos.

En atención a los riesgos la Armada colombiana acompaña hasta el Meridiano 82 a las embarcaciones nacionales que pescan en esa zona.

Nicaragua quiere más

Es claro que desde el 2001, cuando Nicaragua llevó sus pretensiones a La Haya, no era solo para quedarse con una parte del mar Caribe, sino que pretendía ir más allá. Para Carlos Patiño, catedrático de la Universidad Nacional, no hay duda de que “las aspiraciones nicaragüenses siempre han sido apoderarse de todo el Archipiélago de San Andrés”, intención que ya la Corte de La Haya negó de manera categórica en 2007. Inclusive, el gobierno de Daniel Ortega ha alegado que las fronteras entre ese país y Colombia debe ubicarse cerca de las costas de Cartagena.

Lo que la experiencia le ha enseñado a Nicaragua en estos procesos, es que todo es ganancia. Nunca en sus alegatos ha expuesto territorio o mar suyos, sino que siempre ha ido por lo de sus vecinos, con cierto éxito, como lo demostró la reciente sentencia de La Haya, contra Colombia.

Parte de la defensa

Uno de los argumentos de la Cancillería colombiana frente al último envión nicaragüense de extender su plataforma continental en 200 millas, es que no ha suscrito la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 y tampoco ha ratificado ese instrumento.

Sin embargo, como lo reconoce la propia Cancillería, esta no es razón para no estar atentos al nuevo interés expansionista de Nicaragua.

Por ahora, según conocedores de estos asuntos, la Comisión de Límites de la ONU, que es fundamentalmente un ente técnico, debe analizar no solo la pretensión nicaragüense, sino también cuáles son las posiciones de otros estados vecinos para saber si están de acuerdo o tienen objeciones

Según Juan Ramón Martínez, en la Convención del Mar se estableció que la plataforma continental se puede extender en algunos casos, cuando se pueda demostrar, hasta en 150 millas náuticas más

Precisamente esa es la tarea de esa comisión, que con estudios técnicos, puede determinar hasta dónde realmente ir.

Si bien es un proceso, que en lo formal apenas comienza, el Gobierno tiene claro que no se puede dejar tomar ventaja. Por eso en su comunicado del martes la Cancillería fue contundente: “El Gobierno informa a la opinión que en este tema se han contemplado y anticipado todos los escenarios posibles, y que actuará con toda la firmeza que sea necesaria y con el cuidado que amerita este asunto”.

REDACCIÓN POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.