Memoria y encuestas

Memoria y encuestas

notitle
26 de junio 2013 , 03:55 p.m.

Las reglas del juego estaban diseñadas para que esa práctica “democrática” condujera, no a la verdad, tan difícil de hallar en asuntos de la Historia, sino a aquello que la reemplaza en la “sociedad del espectáculo”: un juego de apariencias sustentado por el fetichismo de la estadística.

El 30,3 por ciento de los participantes eligió al expresidente Álvaro Uribe como el Gran Colombiano en una lista de 125 personalidades de diversas disciplinas y épocas. Le siguieron Jaime Garzón, con 17,5 por ciento; Manuel Elkin Patarroyo, con 4,85 por ciento, y Gabriel García Márquez, con 4,78 por ciento. Un último lugar lo ocupó el prócer Antonio Nariño, con 4,7 por ciento de los votos.

Los resultados del ejercicio no comprometen la buena fe del canal ni del periódico que acompañó la convocatoria. Ni siquiera compromete a los activistas movidos por la militancia uribista. Hicieron lo que toda fanaticada hace: votar por el ídolo que mueve sus emociones patrióticas.

Esta singular muestra de devoción probó que, a medida que los personajes y hechos de nuestra historia se alejan en el laberinto de las épocas, también se alejan en la memoria de nuestros contemporáneos. Solo un muerto cercano (Jaime Garzón) fue sacado de la historia reciente para ser recordado como personaje de una historia bicentenaria. Más allá de ayer, el olvido.

El vivo más alejado de nuestros días (nacido en 1927), cuyas obras literarias empezaron a hacer historia universal hace más de medio siglo (García Márquez), comparte un diminuto lugar estadístico con el muerto más remoto de la lista: Antonio de la Santísima Concepción Nariño y Álvarez, fallecido en 1824.

La alguna vez célebre arenga de Choquehuanca (¿quién fue Choquehuanca?) sirve para decir que, contrariamente a lo que se creería, la gloria de estos grandes colombianos no crece con los siglos “como crece la sombra cuando el sol declina”. Decrece minimizada por las tormentas de la actualidad.

La amable severidad de la memoria se ha vuelto una patética ironía. De ahora en adelante, un civil con arrebatos militaristas y autoritarios presidirá el cuadro de honor donde estarán en letra menuda el Nariño que sentó las bases del pensamiento republicano del XIX, el Núñez que firmó la Constitución que nos rigió durante cien años y el López Pumarejo que recuperó el cauce liberal y democrático de una República confesional.

Nos tendremos que conformar con el 4,78 por ciento que el ejercicio televisivo le concedió a Gabo. La universalidad de su obra es ya capítulo menor de nuestra “historia”. Un político temperamental y mesiánico, preferido por 300.000 compatriotas virtuales, ocupará el lugar que decenas de millones de lectores le habían dado a un escritor que lleva más de medio siglo construyendo desde la imaginación la identidad de Colombia y América Latina.

La época que vivimos ha reducido la memoria de los pueblos a los resultados de una encuesta virtual, a una corriente de simpatía estadísticamente superior a las corrientes de pensamiento y acciones perecederas de los seres humanos. Nuestra información de Reader Digest y Wikipedia tiene su apoteosis en el bochinche televisivo. “Dios no existe porque no lo he visto en televisión”, decía con razón un periodista amigo en uno de sus graciosos epigramas.

El que Uribe haya sido escogido como el Gran Colombiano no abre un expediente contra History Channel; ni siquiera sirve para otra querella política o moral contra el elegido: revela la ligereza del método, la confusa memoria de quienes lo eligieron y la manera como los grandes debates de la Historia acaban en algarabía sectaria.
collazos_oscar@yahoo.es

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.