¡Qué triunfo el de la Selección Colombia Sub-20!

¡Qué triunfo el de la Selección Colombia Sub-20!

Con un golazo de Juan Fernando Quintero, derrotó a Turquía y pasó a liderar el grupo C.

notitle
25 de junio 2013 , 08:11 p.m.

Atrás quedó el miedo escénico de Colombia de su debut en el Mundial juvenil de Turquía. Esta vez, contra el equipo local, la Sub-20 reaccionó: sacó a relucir un fútbol más convincente y logró su primera victoria del torneo.

Un solo gol, una genialidad del volante Juan Fernando Quintero, fue suficiente para ganar y pasar a liderar el grupo C. Colombia ya no fue el equipo tímido que empató contra Australia 1-1 en la primera fecha del torneo juvenil, sino que salió a la cancha con más decisión, con más dinámica, con más eficacia.

Los nervios se quedaron esta vez en el camerino. Ayer, como entusiasmado por tener en frente al anfitrión, el equipo fue atrevido. Respetó a los turcos unos minutos, pero luego se adueñó del balón.

Explotó los costados, con una salida insistente de los laterales Correa y Balanta –quien debutaba en el Mundial–, y con un fútbol orquestado por Quintero, quien lleno de picardía, atrevimiento y con un misil en su zurda, se destacó. Justamente su gol fue en un remate incontenible.

Recibió la pelota fuera del área, se perfiló, amagó con rematar y así despejó el camino; luego, con el panorama libre, empalmó su zurdazo. La pelota entró a la red veloz, sin obstáculo alguno. Iban solo 7 minutos de la segunda parte y Colombia ya ganaba. Respiró, pero no renunció.

El propio Quintero, en un partido inspirado, volvió a intentarlo con otro fusil que evitó un defensa turco casi sobre la raya de gol. Pero aún no había descargado todo su botín izquierdo. Dos minutos después volvió a sacudir la pelota con un cañonazo que le dobló las manos al portero Ozer, quien logró desviar el misil por encima del travesaño.

Fue la última gran opción del ‘10’ para ampliar el marcador. Varios de sus compañeros también lo habían intentado: el defensa Vergara, disfrazado de delantero, falló en un rebote que dejó el portero turco en la primera parte; Cristian Palomeque probó de media distancia y de nuevo el trajinado arquero local evitó el gol, en la parte final.

Colombia no encontró más goles, pero sí un fútbol más ambicioso. No fue un juego perfecto; de hecho, terminó aguantando la normal reacción local. Pero ahí también demostró lucha, esfuerzo. El viernes enfrenta a El Salvador, la oportunidad para reafirmar el liderato, pero también para demostrar que el equipo está fuerte, que recuperó la confianza.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.