Tierra blanca se escribe 'in english'

Tierra blanca se escribe 'in english'

Cada domingo voluntarios británicos suben a lo más alto de Siloé para enseñar su idioma.

24 de junio 2013 , 07:32 p.m.

Los trazos en los murales que se convirtieron en mensajes de convivencia para los jóvenes de entornos difíciles, muchos involucrados en temas de pandillaje en su natal Escocia, terminaron por llevarlo a lo más alto de Siloé.

Andy Steel, quien llegó con su aerosol para ponerle color a las paredes colombianas, por esas cosas de la vida, cambió a Medellín como su destino y aterrizó en Cali hace un año. Desde entonces divide su trabajo como artista plástico, profesor de inglés para ejecutivos y ‘teacher’ de los niños de Tierra Blanca.

Este escocés es uno de los voluntarios británicos de la escuela de idiomas Speakeasy Lenguage, que cada domingo descifra el laberinto de calles empinadas en la cresta de Siloé para llegar hasta la sede educativa ‘Luis Alberto Rosales’, donde comparte su lengua materna con chicos y chicas.

Allí, en esa escuela, convertida hace cuatro años en el centro de operaciones del ‘Proyecto Tierra Blanca’, los pequeños aprenden inglés entre juegos y dibujos.

Juan Carlos Chambo, director del proyecto, dice que es una de las alternativas que tienen los niños y niñas de este sector vulnerable de la ladera sur de Cali, donde las posibilidades de ocupar el tiempo libre son escasas.

Además del segundo idioma, los pequeños reciben clases de pintura y lectura.
“Las clases de inglés llegaron con el interés de la escuela de idiomas de aportar a alguna causa social”, recuerda Chambo.

Lesly Vela y su esposo Neil White, directores de Speakeasy Lenguage, encontraron ese espacio en Tierra Blanca, donde desde agosto del 2011, inicialmente ellos, y ahora con el apoyo de los profesores de inglés nativo, comparten sus conocimientos y se convirtieron en voluntarios incondicionales.

“Quiero aprender inglés porque así entiendo lo que dicen en las películas”, comenta Camila Hioclaro, de 8 años.

“Como la jornada del fin de semana es tan divertida, llegamos con más ánimo a nuestras clases normales en el colegio”, dice Valentina García.

Esta niña de 11 años, que vio morir a su mejor amiguita y a su hermano en medio de un tropel de pandillas hace un par de años, entre pinceladas y juegos alimenta sus sueños de ser veterinaria, periodista, actriz o dibujante, y para cualquiera de ellas -dice- necesita el inglés.

“Con lo que nos han enseñado los profesores ya entiendo las canciones de Justin Bieber y me encantan”, dice esta pequeña.

Cindy Lorena Ortega, quien asiste con sus hermanos de 6 y 11 años, dice que los más divertidos son ellos, que todo el tiempo se la pasan repitiendo lo aprendido.

“Sé decir cómo me llamo, la ciudad donde vivo y los colores. Aprender es chévere y cuando sea grande voy a viajar por el mundo y sé que voy a entender todo lo que me digan”, dice Kevin Adrián.

Es que las clases, además de introducirlos en el inglés, son una ventana para que estos niños y niñas conozcan el mundo.

El año pasado, uno de los primeros en llegar a compartir el idioma fue Asaf Baruh, de Israel.

Los ojos se abrieron y las expresiones de sorpresa no se hicieron esperar cuando describía cómo era su tierra, la misma donde hace más de 2.000 años nació el Niño Jesús, recuerda Chambo.

Luz Díaz, quien hace parte del proyecto desde el 2009, precisa que para los niños es una gran alternativa.

“No solo aprenden, también le han bajado a la agresividad”, agrega.

Su hija Juliana, de 10 años, dice que contrario al colegio que son solo copias y repetir y repetir, repasar el inglés con estos profesores es muy chévere.

Los niños no son los únicos que estudian. El londinense Samuel Uff, un diseñador de proyectos arquitectónicos, quien llegó atraído por la salsa, dice que también es un aprendiz, pero del español.

En sus descansos, y para aprovechar el verano, recorre países de Suramérica. Incluso ha tenido experiencias pedagógicas con niños en Bolivia, pero asegura que ningún país es como Colombia.

“Me gusta el trabajo con los niños. Ellos son felices y les gusta la información que les damos. Esperamos que aprendan”, dice Samuel.

Y entre risas, palabras y verbos, estos niños en la cima de Cali salpican el inglés en el ‘White land project’.

Un cuento social en la loma

El 11 de enero del 2009 surgió el ‘Proyecto Tierra Blanca’. Se trata de una propuesta comunitaria liderada por el comunicador Juan Carlos Chambo con el fin de ofrecer opciones distintas a la calle a los niños y jóvenes de este barrio de la comuna 20. Con apoyo de líderes barriales, los sábados y domingos ya son otro cuento para ellos.

REDACCIÓN CALI

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.