El regreso de Obama a Berlín

El regreso de Obama a Berlín

notitle
24 de junio 2013 , 05:58 p.m.

A los 26 años, según cuenta en su libro Dreams from my Father, publicado en 1995, Barack Obama viajó a Europa, aparentemente a Francia y a España, solo para descubrir que “Europa no era lo suyo”. Veinte años después, como candidato a la presidencia de Estados Unidos, Obama volvió a Europa, a Berlín, y fue recibido por una multitud de más doscientas mil personas que espontáneamente se congregaron alrededor de la Columna de la Victoria, en el Tiergarten, para verlo y oírlo con reverencia.

Este mes, a cuatro años y medio de haber asumido la presidencia, Obama ha vuelto a Alemania para cumplir un curioso ritual que se inició hace 50 años, cuando, desde la escalinata del viejo Rathaus Schöneberg, John F. Kennedy pronunció el memorable discurso en el que con una frase en alemán encantó al mundo al declararse berlinés: Ich bin ein Berliner.

Y si en el 2008, la prudencia de la canciller Ángela Merkel, esforzándose por no dar la apariencia de favoritismo electoral, impidió que Obama utilizara la Puerta de Brandeburgo para su discurso, esta vez le entregó el magnífico escenario en una muestra de generosidad que, irónicamente, impidió que el acto fuese espontáneo, multitudinario y apoteósico. Solo se repartieron 5.000 invitaciones, y el asfixiante calor de ese día en Berlín disuadió a muchos de los invitados a asistir a la cita.

Obama sigue siendo reverenciado por la inmensa mayoría de los alemanes, aunque sus índices de popularidad han bajado un poco. En el 2008, el 88 por ciento dijo tener una magnífica impresión del candidato Obama, un índice de aprobación que, según las encuestas del Pew Research Center, contrastaba dramáticamente con el 14 por ciento de apoyo al entonces presidente, George W. Bush.

Al presidente norteamericano se lo reconoce por haber concluido la guerra en Irak; por haber debilitado seriamente el liderazgo de Al Qaeda, empezando por la eliminación de Osama Bin Laden; porque todo indica que, para el 2014, también habrá concluido la intervención estadounidense en Afganistán; por haberle dado un cambio radical al acercamiento a los países árabes delegándoles autoridad y autonomía para manejar sus conflictos; porque se ha fijado como meta evitar meter a Estados Unidos en conflictos armados, y por forjar una nueva imagen de su país en el extranjero.

Hoy, la confianza de los alemanes en Obama ha mermado. Se le reprocha la promesa incumplida de cerrar la prisión en la base militar en Guantánamo (Cuba); el incremento del uso de drones armados que, en la caza de terroristas, matan también a inocentes víctimas y destruyen viviendas, y ahora el descubrimiento de que los programas de vigilancia instituidos por su predecesor no solo han continuado, sino que se han extendido. No debemos olvidar que el tema del espionaje de los ciudadanos es particularmente sensitivo en un país que vivió vigilado primero por los nazis y luego por la policía secreta de Alemania del este.

Para su segundo término, Obama ha dicho que profundizará la relación comercial con los países asiáticos y mantendrá una fuerte presencia militar en el Pacífico. En Berlín, el Presidente esbozó algunas ideas para reducir los arsenales nucleares, para reducir el calentamiento global y proteger el medio ambiente, a sabiendas de que ni los republicanos en el Congreso estadounidense ni los rusos aceptarían plan alguno.

En el fondo, sin embargo, lo que esta visita de Obama a Berlín ha revelado es que, después del fracaso de las guerras en Irak y Afganistán, de la gran crisis económica que empezó en EE. UU. y hoy paraliza a Europa, y de los cambios de régimen en el Oriente Próximo, provocados por el surgimiento de la primavera árabe, la idea de que el mundo necesita el liderazgo estadounidense parece haberse disipado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.