Silvio Berlusconi perdió la cabeza por las mujeres

Silvio Berlusconi perdió la cabeza por las mujeres

Ex Primer Ministro italiano no volverá a ocupar un cargo público. Deberá pagar 7 años de prisión.

notitle
24 de junio 2013 , 02:25 p.m.

A Silvio Berlusconi le gusta presentarse como la máxima encarnación del macho alfa por el que las mujeres se deshacen al verle. Se permite incluso contar frente a las cámaras chistes como este: “Han realizado un sondeo entre mujeres de 20 a 30 años, y la pregunta era: '¿Usted haría el amor con el presidente?' Un 33 por ciento dijo que sí y el 67 por ciento restante contestó: '¿Otra vez?'"

Lo contó poco antes de que comenzara el 'proceso Ruby', cuya sentencia dejó helado al ex primer ministro y tiritando al Gobierno italiano, del que forma parte su partido, el Pueblo de la Libertad (PDL). A 'Il Cavaliere' le cayeron siete años de cárcel e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos.

Sus abogados anunciaron que apelarán la decisión del tribunal. Habrá, por tanto, una sentencia en segunda instancia y, si sigue siendo desfavorable para los intereses del magnate, una apelación al Tribunal Supremo.

"Han pronunciado una sentencia increíble, de una violencia que no se había visto hasta ahora, para eliminarme de la vida política de este país", declaró en un comunicado divulgado a la prensa en el que advierte: "Resistiré a esta persecución porque soy absolutamente inocente". Aunque todo hacía pensar que iba a ser condenado, asegura que estaba “convencido” de que llegaría la absolución. “En los hechos no hay de verdad ninguna posibilidad para condenarme”, dijo.

Fue por una mujer, la muchacha de origen marroquí Karima El Mahroug, alias 'Ruby Robacorazones', por la que se le abrió ese infierno judicial, en el que está acusado de incitación a la prostitución de menores al haber mantenido relaciones sexuales con la chica en 2010 cuando ella aún no había cumplido los 18 años.

Está imputado además por abuso de poder, ya que llamó a una comisaría de policía donde estaba detenida Ruby tras cometer un robo para exigir que fuera puesta en libertad. Según dijo, lo hizo para evitar un conflicto diplomático, pues pensaba que la muchacha era sobrina del entonces presidente egipcio, Hosni Mubarak.

Ha sido también una mujer la que ha ido martillando los clavos del ataúd judicial de 'Il Cavaliere' durante los 27 meses que ha durado el proceso. Se trata de la fiscal Ilda Boccassini, la gran enemiga en los juzgados del ex primer ministro. Según ella, pagó 4,5 millones de euros a Ruby por sus servicios sexuales y llamó a la comisaría para evitar que saliera a la luz “el sistema de prostitución para la satisfacción de su placer sexual organizado en Arcore”, la casa de Berlusconi cerca de Milán donde montaba sus bacanales, los célebres “bunga bunga”.

También han sido mujeres las encargadas de juzgar al septuagenario político. Giulia Turri, Carmen D'Elia y Orsola de Cristofaro son los nombres de las tres magistradas que el lunes, en un tribunal coronado por el lema “La ley es igual para todos”, hicieron realidad el infierno judicial que 'Il Cavaliere' llevaba meses esperándose. La encargada de leer la sentancia fue Turri, quien ya se las vio con los intereses del magnate en una de las fracciones del juicio por el caso Mediaset, en el que es acusado de fraude fiscal.

Precisamente es ese y no el proceso Ruby es el más peligroso ahora mismo para los intereses de Berlusconi, pues ya ha sido condenado en primera y segunda instancia a cuatro años de cárcel y a cinco de inhabilitación para ejercer cargos públicos. Con el caso Ruby el camino para que se haga firme la pena es aún largo, pero con el de Mediaset a la vuelta del verano llegará la decisión del Tribunal Supremo.

Pese al enorme ruido mediático y político que provocó la sentencia, será difícil que acabe significando el fin del Gobierno de Enrico Letta. Aunque en el PDL los ánimos estaban excitadísimos y había incluso quien hablaba de “golpe de Estado”, ni a esta formación ni al propio Berlusconi les interesa poner fin a la “Extraña coalición”, como se conoce en Italia al pacto entre la derecha y la izquierda para formar Gobierno.

La condena no será aplicada hasta que no sea confirmada por la Corte de Casación, la tercera y última instancia según el derecho penal italiano.

Darío Menor
Para EL TIEMPO
Roma

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.