El cómic aporta al arte desde lo básico / Columna sin título

El cómic aporta al arte desde lo básico / Columna sin título

notitle
23 de junio 2013 , 06:44 p.m.

Del uso del dibujo animado y el cómic en la obra de arte mucho se ha visto y algo se ha dicho. Desde la realización de revisiones de cómo el cómic influenció obras de artistas de reconocimiento mundial como Warhol, Lichtenstein o Miró en el siglo pasado, a las influencias del manga y del anime japonés o la vinculación de viñetas al dibujo a favor de la narración, porque las posibilidades que ofrecen para la comunicación son ilimitadas.

Una historieta, un libro animado o una novela gráfica nos son comunes a todos. Esos mundos paralelos en donde la ficción de personajes y entornos permiten ver la realidad a través de lecturas que abarcan desde lo bucólico hasta lo delirante y en donde lo absurdo también es permitido, ha hecho parte de todos en algún momento de la vida.

En Colombia, el uso de la imaginería desde el cómic se ha visto en obras como los grabados populares de Álvaro Barrios, que a través de medios impresos y masivos de comunicación, ha gestionado acercamientos hacia los lenguajes artísticos; también en las actividades y producciones realizadas por el colectivo Popular de Lujo, o en la realización del proyecto Historietas del Bajo Mundo, que durante 2012 fue liderado por la Asociación de Comiqueros (As.Co), con sede en el Pacífico, agrupación que hizo parte de los 14 Salones Regionales de Artistas.

Así, en amplio reconocimiento de las virtudes que ofrece el cómic para acercar públicos al arte, resultan interesantes las apuestas hechas desde ciudades como Armenia, con la realización del Club del Cómic en el Banco de la República, o en Cali, con la recién creada Comicteca, en el Centro Cultural Comfandi.

Con acierto, ambas iniciativas fueron abiertas con la intención de generar procesos de acercamiento hacia la lectura y la comprensión de la imagen desde lo cotidiano.

Con el uso de diferentes tecnologías o niveles de conocimiento, apuntan hacia la negociación con lo real a través de nuevos íconos culturales que permiten, como pocas formas de comunicación, la puesta en escena de ideas y situaciones provocativas y controversiales en un mundo que, como el de hoy, muchas veces le teme al riesgo desde lo más básico.

NELLY PEÑARANDA
Crítica de arte

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.