¿Entrar a las grandes ligas?

¿Entrar a las grandes ligas?

notitle
22 de junio 2013 , 08:12 p.m.

Cuando amplios sectores del país habían entendido que la prioridad del presidente Santos y de su gobierno era la paz, han empezado a presentarse hechos que no solo debilitan este supuesto, sino que pueden entrar en contradicción con los propósitos de seguir avanzando en la finalización del conflicto armado. Parecería que el Jefe del Estado tiene un interés creciente en lo que podría denominarse “entrada de Colombia a las grandes ligas”, obviamente, dentro de su mandato. El problema que se deriva de algunas de estas últimas salidas del Presidente es que su impacto no se limita a complicar el escenario de la paz, sino que afecta su política internacional y puede cambiar, sin que el Gobierno lo advierta, sus prioridades en su política pública.

Recibir al líder de la oposición venezolana, anunciar la fallida entrada a la Otán, empezar el proceso para que Colombia sea aceptada en la Ocde y, ahora, ofrecerse como mediador nada menos que en el conflicto árabe-israelí son eventos y declaraciones que han causado desconcierto, aprobación y desaprobación, pero, en general, confusión.

Independientemente de la bondad o perjuicio de algunos de ellos, lo que parecería es que ahora la prioridad de Santos cambió: son los escenarios internacionales, incluyendo sus fotos con el príncipe Carlos, los que están acaparando su atención. Dos hechos se desprenden: o el Presidente no mide el efecto de sus actuaciones sobre las negociaciones de paz o las subestima, lo cual ya es muy grave; o, ahora, su interés se concentra más en lograr ser un jugador mundial.

Pero si cambió sus prioridades, no solo enreda lo más importante para más del 80 por ciento del país, sino que está dando un giro a la política internacional cuyos impactos pueden ser muy negativos, no solo para las negociaciones de La Habana, sino para lo que parecía y también era su prioridad: mejorar las relaciones con sus vecinos de América Latina. Socorro Ramírez analiza muy claramente este punto y sus consecuencias. Entrar a las grandes ligas y hacer alarde de eso, como ser miembro de la Ocde o supuestos acuerdos con la Otán, es decirles a sus países hermanos que Colombia es de mejor familia. Los que conocen la política internacional señalan que, por estas razones, a Chile y a México, miembros actuales de la Ocde, esta postura pudo costarles en términos de su mayor liderazgo en la región.

Lo de la Otan es una salida en falso que solo se justifica con la probable obsesión de conquistar espacios internacionales. Como dice Daniel Samper en su columna, “recibir a Capriles fue dar papaya” a Venezuela y, sobre todo, a las Farc, que llegaron a afirmar que el proceso estaba en el limbo.

Claro que lo de la Ocde tiene ventajas, porque sus prioridades de ahora en adelante están centradas en la gente, el desempleo juvenil, la equidad de género y el incremento de impuestos, campos en los cuales Santos no tiene puestas sus prioridades. Pero la defensa del modelo de mercado ya no es lo que la agrupación de los países ricos tiene entre sus grandes e inmediatas metas. Lo dijeron muy claramente los ministros nórdicos en la última reunión ministerial de esta entidad. Pero aquí se quedaron con el discurso de que esa posible invitación es lo que más le conviene a un gobierno que sigue defendiendo, a toda costa, lo que han sido los objetivos económicos que nos orientan desde 1990.

Es bueno recordarle al mandatario que no todo es posible al mismo tiempo y que no puede perder su norte sobre la importancia de conseguir la paz. Puede que no le interese el Nobel, lo cual está bien, pero lo único que lo dejará en un sitio privilegiado en la historia colombiana y mundial es lograr que ese proceso arranque. De allí nace una pregunta obvia: ¿quién estará asesorando al Presidente? ¿O será, precisamente, que nadie lo está aconsejando?

Cecilia López Montaño
cecilia@cecilialopez.comwww.cecilialopezcree.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.