Los errores de los padres al hablar de sexualidad

Los errores de los padres al hablar de sexualidad

Charla con Montse Domènech, autora de 'Los niños no vienen de París'.

22 de junio 2013 , 05:13 p.m.

Se supone que esta generación de padres tiene menos prejuicios a la hora de responder las preguntas sobre sexualidad que plantean sus hijos. Se supone, porque, a juzgar por las ventas que ha tenido el libro Los niños no vienen de París (Ed. Planeta), son muchos los que agradecen que la psicopedagoga Montse Domènech se haya tomado la molestia de recopilar las posibles dudas de los niños y adolescentes sobre el tema y, sobre todo, las pautas que deben seguir los adultos para responder sin sonrojarse.

El libro, que se publicó en febrero y ya va por su segunda edición, responde a un interés generalizado sobre los momentos y palabras más adecuados para enfrentarse al temido interrogante infantil sobre el origen de los bebés o a la necesidad del adolescente de aclarar confusiones sobre sus sentimientos y placer.

¿Cuál es la pedagogía adecuada con los niños más pequeños?

Siempre viene muy bien utilizar material visual, como dibujos o muñecos, porque verbalizar cómo es un pene o una vagina es complicado. Además, los dibujos y gráficos también ayudan a los padres a desinhibirse. Cuando los niños conocen el funcionamiento del cuerpo humano, lo utilizarán de forma más sana y saludable.

En la etapa en que los niños y las niñas se están explorando, ¿cómo deben reaccionar los padres?

No hay que reprenderlos. Cuando les reñimos, piensan que están haciendo algo morboso y tienden a querer repetirlo. Lo que hay que hacer es decirles que la exploración la pueden llevar a cabo en la intimidad, en casa, pero que socialmente no está bien visto, como tampoco lo está hurgarse la nariz en público.

¿Cuál es la edad indicada para abordar el tema?

Cada niño planteará sus dudas a una edad diferente. Lo importante es que los padres sigan muy de cerca el crecimiento de sus hijos para observar en qué momento les pueden estar surgiendo estas dudas. Ahora bien, si los padres quieren tocar el tema, pero el niño no quiere saber nada, tampoco hay que forzarlo. Este diálogo debe ser algo natural, y tenemos que seguir el proceso madurativo del niño.

¿Cómo sabemos que no nos estamos excediendo en la información?

Cuanto más informemos quiere decir que hemos establecido un nivel de comunicación alto y que hay confianza. Cuando el niño siente que los padres le tienen confianza, se anima a preguntar más. Cuanto más pregunta significa que le podemos ampliar más la información.

¿Cómo deben enfrentar los padres las primeras experiencias sexuales del adolescente?

Es muy importante relacionar el sexo con la relación amorosa. Si le dices al adolescente que le gustará mucho más o se sentirá más feliz si experimenta con una persona que le guste o con la que comparta sentimientos, será más fácil para él entender el sexo como una experiencia emocional. Cuanta más comunicación haya entre padres e hijos, ellos podrán consultar a los padres sobre sus primeras experiencias. Lo que no pueden pretender los padres es que de un momento a otro el adolescente les cuente todo.

¿Sigue habiendo una tendencia a hablar diferente al niño que a la niña?

Sí, aunque también es cierto que el aparato reproductor es muy diferente. Pero a nivel de comportamiento no deberíamos establecer diferencias.

¿Es inútil impedir una relación sexual de tu hijo o hija adolescente?

Exacto. No puedes impedirlo, porque de cualquier manera lo hará. Muchos padres piensan que el sexo solo se puede practicar de noche cuando salen con los amigos, y esto no es verdad. Y mientras más lo prohíbas, mayor interés les vas a generar. Lo que hay que hacer es hacerle ver lo que piensas como padre, que lo apoyas y te interesas por lo que está viviendo, y que debe protegerse.

¿Pero también puede ser contraproducente ser demasiado permisivo?

Si conoces bien a tu hijo o hija y ves que la relación afectiva que tiene en ese momento lo estabiliza, lo pone de buen humor, le da ánimos, puedes facilitar que tenga sus relaciones sexuales en casa. Debes facilitarle la vida, porque esa relación le da estabilidad. Ahora, si esa relación es solo de paso, que no tiene mayor importancia, no puedes hacerle creer que tu casa es un hotel.

‘Los niños no vienen de París’: contra tabúes de sexualidad infantil

Ni magia, ni cigüeñas. A través del libro ‘Los niños no vienen de París’, su autora trata de mostrar las claves para normalizar lo natural porque, según defiende, el silencio tiene sus riesgos: “Las confusiones pueden generar un bloqueo en su futura vida sexual”.

ZULMA SIERRA
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.