'Sex and the City', cuando ellas hablaron de sexo

'Sex and the City', cuando ellas hablaron de sexo

15 años de la emisión del primer capítulo de la serie que destruyó un tabú y marcó a una generación.

notitle
22 de junio 2013 , 12:12 p.m.

Era la noche del 6 de junio de 1998 y HBO estrenaba el piloto de una serie llamada Sex and the City, basada en el best seller homónimo de la célebre autora de literatura chick lit (un género que retrata a mujeres treintañeras modernas) Candance Bushnell. La premisa parecía simple: cuatro amigas de Nueva York –profesionales, treintañeras, posh (elegantes y de clase acomodada)– cuentan en clave de humor cómo se lidia con eso de ser solteras una vez cumplidos los 30 en la ciudad donde más se compite por todo. Especialmente por los hombres.

Las aventuras sexuales de Carrie (columnista), Samantha (relacionista pública), Miranda (abogada) y Charlotte (galerista) irrumpían en la pantalla, la vida y el imaginario colectivo de millones de mujeres congraciadas con verse reflejadas en un producto de ficción y en el de un puñado de incrédulos y asombrados hombres.

Era la primera vez que cuatro chicas hablaban de sexo sin tapujos en un país muy poco acostumbrado a oír la palabra ‘pene’ en prime time. “¿Realmente hablan ellas así?”, fue la pregunta de la prensa a la mañana siguiente. La respuesta ya la sabemos.

Ese fue el primer tabú que rompió Sex and the City: las mujeres no desean como cándidas damiselas del siglo XIX, lo hacen de forma real, descarnada y soez, y hablan de ello con naturalidad y sentido del humor. Desde el tamaño del pene hasta el sabor del semen, la experimentación lésbica, el placer de los consoladores o la importancia de un buen cunnilingus.

Lo que en principio podría haber pasado como una sitcom más sobre las relaciones entre mujeres y hombres para rellenar una noche de parrilla a la semana se reveló como un enorme éxito de audiencia y la quinta serie de más share de la historia de HBO, con 10 millones de espectadores en su momento álgido. Seis temporadas, 94 capítulos, más de 900 horas de emisión.

Detrás del efecto ‘sex and the city’ estaban el superproductor Darren Star y el director Michael Patrick King, creadores de otros hitos televisivos como Beverly Hills 90210, Melrose Place, y Will and Grace. A partir de la segunda temporada, el show saltó de la pantalla a las revistas de moda y tendencias e inundó las calles. Convirtió a la ciudad de Nueva York en su quinta protagonista.

Entre moda y televisión

Pero quizá por lo que más sea recordada Sex and the City es porque unió en luna de miel la moda y la televisión. Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) alcanzó la categoría de ícono de estilo gracias a la mano y los ojos de Patricia Field, responsable absoluta de un vestuario multipremiado. Si Nueva York fue la quinta protagonista de la serie, la moda fue la sexta. Las grandes firmas de zapatos, obsesión de Carrie (Christian Louboutain y Manolo Blahnik), y de ropa y complementos (Prada, Chanel, Yves Saint Laurent, Dior) formaron parte del guión. “Patricia Field fue esencial para nosotras, tanto, que la serie no hubiera sido posible sin ella y sin su forma de eludir las normas”, llegó a decir Sarah Jessica Parker.

Quince años después, tras algún intento de imitarla (Lipstick Jungle, que no pasó de la primera temporada), una precuela polémica (The Carrie’s Diaries, la historia de la Carrie adolescente) y un homenaje en forma de antihomenaje (Girls, acertado retrato de lo que esser chica en Nueva York hoy), ninguna serie ha alcanzado el calado sociológico –ni las furibundas críticas– de Sex and the city. Los movimientos feministas la acusaron de difundir el peligroso mensaje de que encontrar a un hombre es mucho más importante que la libertad individual y una buena carrera profesional. La prestigiosa revista Time la ha incluido en su lista de mejores shows de la historia de la televisión, y el poderoso Sindicato de Guionistas Norteamericanos le acaba de otorgar el puesto 39 en la lista de las 101 series mejor escritas de todos los tiempos.

Sex and the City dio a las mujeres una cierta mirada al mundo desde la frivolidad sin complejos y abordó francamente las aristas de la amistad femenina. Pero si hay una lección que nos dejó es, sin duda, el discurso de Carrie que puso fin a la serie: “La relación más emocionante, difícil y significativa de todas es la que tienes contigo misma, y si encuentras a alguien que te quiera por lo que eres... bueno, eso es ¡fabuloso!

Premios Emmy

La serie fue nominada a 50 premios Emmy y obtuvo ocho, incluido el de mejor actriz para Parker.

‘Sexcretos’ de la serie

La actriz erótica Julian Wells fue durante dos temporadas la doble de cuerpo de Kim Catrall. A esta última le costó mucho decidirse a aceptar el papel de la devorahombres Samantha Jones.

Kim Catrall y Sarah Jessica Parker tuvieron casi desde el comienzo del rodaje una relación difícil, que empeoró cuando Parker pasó a ser productora ejecutiva.

Patricia Field, la famosa y premiada estilista, sacó el tutú que llevó Parker en los créditos de apertura durante las seis temporadas (1998-2004) de una cesta de todo a cinco dólares que encontró en una tienda ‘vintage’.

El salto al cine
Vendieron us$ 700 millones

El éxito de la serie no tardó en seducir al cine, que estrenó ‘Sex and the City’ en el 2008 con el mismo reparto de la serie. Solo en Estados Unidos recaudó 152 millones de dólares y un total de 415 millones de dólares en el mundo. En 2010 querían volver a barrer en taquilla, pero no lo lograron, la segunda versión solo recaudó 95 millones en Estados Unidos y 288 el mundo. Se rumora una tercera que se estrenaría el próximo año.

VERÓNICA MARÍN
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.