Benicio del Toro: el 'indie' de Hollywood

Benicio del Toro: el 'indie' de Hollywood

Acaba de rodar un filme francés de autor y estará en la nueva superproducción de Marvel.

notitle
22 de junio 2013 , 05:12 p.m.

Benicio del Toro ha sabido mantener el equilibrio en la cuerda floja que hay entre Hollywood y el cine de autor. De hecho, el papel que le dio la fama fue el de villano en 007: Con licencia para matar (1989), parte de una de las sagas más comerciales de la industria, y el que le procuró el Óscar, el de policía de Tijuana, en Traffic (2000), de Steven Soderbergh, considerado uno de los mayores exponentes del cine independiente actual.

Un ejemplo reciente de esta dualidad ha sido la proximidad entre su paso por Cannes con el filme Jimmy P., del director francés Arnaud Desplechin, en el que interpreta a un indio americano sometido a psicoanálisis, y su fichaje para la superproducción Guardianes de la Galaxia, la nueva adaptación de un cómic de Marvel, cuyo estreno está previsto para mediados del 2014.

Pero lo que sí es una novedad en su vida es la paternidad, que lo ha llevado a afinar aún más sus elecciones. “Ser padre lo ha cambiado todo –confiesa–; cada día se produce un nuevo cambio en esa personita y es un recordatorio de que eres responsable”. EL TIEMPO habló con el carismático actor, de 46 años, en un encuentro con la prensa en Cannes.

¿Cree en el psicoanálisis?

Sí, empecé a hacer terapia desde que me inicié en la interpretación. Como actor te comportas como un psicólogo, analizas cada personaje para descubrir sus motivaciones. He leído a Hume, a Freud, a Joseph Campbell... He leído sobre la interpretación de sueños y escucho a Bruce Springsteen (risas).

¿Se detiene a analizar sus propios sueños?

Sí, de hecho tuve uno durante el rodaje de Jimmy P. Soñé que me cruzaba con un gran perro, y me decía a mí mismo: ‘Tienes grandes perros, así que no has de sentir miedo, sabes cómo tratar con ellos’. Se acercó a jugar y mi mano acabó en su boca. No dolía, pero aunque lo intentaba, no podía sacarla, y me planteaba una pregunta: ‘Si tú fueras el perro, ¿qué harías?’. Así que le tapé la nariz, el perro abrió la boca para respirar, pude sacar la mano y me marché. Al despertar llegué a la conclusión de que aquella pesadilla era el resultado del estrés de la película, porque rodamos en seis semanas. El sueño hablaba de mi aproximación a este personaje y de la bestia que me ponía trabas para hacerlo.

¿Sabe hoy hacia dónde quiere dirigir sus pasos en el cine o sigue en un proceso de experimentación?

Ambos. No creo que nadie llegue nunca a saber quién es, porque nos hacemos mayores y cambiamos. Desde luego me conozco mejor y, al menos, he aprendido a motivarme.

¿Cómo se motiva?

Siendo padre, escuchando música… ¿Me estás psicoanalizando? (risas)

¿Ser padre le ha ayudado a poner los pies en tierra?

Da miedo, pero es un enamoramiento constante.

¿Le gustaría que su hija viera un día sus películas?

Claro. Aunque no creo que mañana le vaya a poner Salvajes (en la que interpreta a un sicario desalmado). Muchas de mis películas no las verá hasta que tenga la edad. Pero ya le he puesto algunas de Chaplin, por ejemplo. Apenas tiene 20 meses.

Cuando piensa en el futuro, ¿ve un horizonte de cine de autor o de producciones comerciales?

Mi horizonte ideal sería poder trabajar en ambos bandos, por una cuestión de solvencia económica. Creo que me he ganado el derecho a navegar en ambas aguas. El cine de estudio carece de una visión de director, porque trata de llegar al público más amplio posible y por ello son muchos los que opinan. No obstante, hay proyectos de la industria que son divertidos y que te suponen un reto.

¿Por ejemplo?

Independientemente del resultado, al rodar El hombre lobo, me metí en la piel de un personaje con el que había vivido de niño y pude ofrecer mi propio retrato del mito. No podía haber hecho esa película si no hubiera habido un estudio detrás sosteniéndola.

¿Qué le parece sexy en el cine actual?

La personalidad.

¿Cuáles fueron los íconos eróticos de su infancia?

La mayor parte de mis amigos se moría por Farrah Fawcett, pero a mí me gustaba no seguir la corriente. Me encantaba Lynda Carter en el papel de la Mujer Maravilla.

¿Cómo se siente siendo un ‘sex symbol’?

¿Todavía lo soy? Pues entonces voy a salir esta noche.

Un camaleón

Traffic (2000)

Su interpretación de un policía antidrogas de Tijuana que se mueve según su propio código de conducta le valió su único Óscar hasta ahora.

Che (2008)

Con esta película de Soderbergh, el mismo director de ‘Traffic’, encarnó al carismático guerrillero argentino y fue premiado en Cannes.

El hombre lobo (2010)

Dio vida al terrorífico monstruo en un filme que pasó sin pena ni gloria, dirigido por Joe Johnston, el mismo de ‘Jurassic Park III’.

Será Pablo Escobar

Además de ‘Guardianes de la Galaxia’, desde hace tiempo se rumora la presencia de Del Toro en el último y secretísimo filme de Terrence Malick, el director de ‘El árbol de la vida’ (2011), en el que compartiría reparto con estrellas como Ryan Gosling, Christian Bale, Natalie Portman, Cate Blanchett y Michael Fassbender, entre otros. Lo que sí está confirmado es que tendrá un pequeño personaje en ‘Inherent Vice’, el nuevo filme de Paul Thomas Anderson, el director de ‘The Master’ (2012). Pero tal vez su interpretación más esperada en nuestro país será en el filme ‘Paradise Lost’, en el que se meterá en la piel del capo Pablo Escobar y cuyo estreno está previsto para el próximo año.

BEGOÑA DONAT
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.